Había una vez una cuna olvidada que unos papas -con habilidades machoalficas- decidieron rescatar de su destierro en el trastero de una familia. Empezaron a pensar que vida podía haber detrás de ese mueble que había compartido mil noches con algun niño y finalmente decidieron hacer cuatro proyectos: Con las barreras hicieron un huerto vertical y una pared de agua; con el somier, un poco de pintura y unas ruedas, una camita nido para sus hijas;  y con el piecero y el cabecero una cocinita para jugar en el exterior. 


Así que ya sabes, si tienes una cuna que ya no utilices, puedes tener:







3) Una mini cama nido



¡Que viva el upcycling!

Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies