Hoy os traigo un post algo distinto a lo habitual, no es sobre crianza, ni actividades para peques, ni Montessori. Si buscas eso, pronto publicaremos otras entradas, pero si te gusta también nuestra faceta DIY (no sólo es Macho Alfa el DIYer de la familia :P), quédate y lee, porque hemos hecho una pintura tipo chalkpaint para pintar con las niñas pequeños proyectos de poca importancia. NO la recomendamos para restaurar muebles o grandes proyectos o simplemente si quieres un acabado más profesional. Todavía estamos probando las recetas, me hubiera gustado probarlas un poco más, pero muchas me estáis preguntando por privado y he decidido publicarlo, usadla con precaución por fi 🙂

Hemos probado distintas recetas, pero si tienes prisa te dejo la receta que más nos ha gustado:


Hace un tiempo que vengo observando en pinterest que existe un nuevo tipo de pintura, llamada Chalkpaint, que es la reina de las pinturas para restaurar muebles, pero es increíblemente cara (a 7 euros los 100 ml). En casa hacemos muchos proyectos y realmente no podemos gastarnos eso, sobre todo porqué solemos pintar muebles de Ikea y no tiene mucho sentido gastarse más dinero en pintura que en el mueble :P. Además siempre me ayuda Abril y sus técnicas todavía no son muy ortodoxas, si la veo malgastar pintura tan cara probablemente me frustraría un poco. Si es tu caso os animo a hacerla casera para este tipo de proyectos, ¡ha sido muy divertido!, pero si vas a restaurar un mueble antiguo, te aconsejo que vayas a lo seguro y compres la pintura real de Annie Sloan (o demás marcas que se comercializan en España).

Pregunté en algunos sitios por esta pintura a algunas personas que la utilizaban y todos me repetían las mismas frases: que era maravillosa, que no era necesario lijar, ni imprimar, ni repetir capas, pero nadie me sabía explicar exáctamente porqué. Pregunté en Leroy Merlin y me ofrecieron pintura de caseína y en Artesanía Chopo me ofrecieron una pintura americana nueva que habían recibido, pero igualmente no me sabían explicar bien como funcionaba. Entré en la página web de Annie Sloan, la creadora de esta pintura y descubrí que contenía carbonato de calcio.  Sé que este compuesto se vende para las tortugas, así que pensé que no sería difícil de encontrar. ¿Y que pasaría si añado carbonato de calcio a una lata de pintura al agua? ¿Se conseguiría el mismo efecto? No dejaba de pensar en mi experimento, pero finalmente utilizamos pintura acrílica de exterior para un par de proyectos que teníamos en mente, hasta que el otro día me tope con este post buscando una receta para hacer pintura de pizarra. Mi cerebro, que ya duerme :P, no paro de maquinar. Resulta que mi experimento ya había sido llevado a cabo por más personas (normal al precio que tiene la pintura jeje), encontré información aquíaquí y sobre todo aquí. Encontré en AKI una liquidación de tonos descatalogados de pintura y fue el detonante para probarla 🙂

Las recetas para hacer una pintura parecida a la ChalkPaint son variadas:
Con bicarbonato. Aunque leí que con ciertos productos de limpieza se estropea.
Con lechada sin arena, la lechada es el fruto de la unión de la cal apagada y tiza (el producto que se utiliza entre los azulejos)
Maizena (o cualquier marca de harina de maíz). Sí, si maizena, Puse la misma cara XD pero si lo piensas la textura es muy parecida.
Con yeso de París. Pensamos utilizar escayola, pero mi madre encontró un blog chulísimo donde recomendaban el yeso Axton, pero yo finalmente fui a Manuel Riesgo, que es una tienda de productos químicos preciosa en el centro de Madrid (también tiene venta online), hay dos tipos de yeso con formula CaSO4 2H2o, uno lo llaman de Paris y otro de Bolonía, el primero es más barato y fue el que compré. Resulta que  la diferencia es la pureza, pero según mis investigaciones podéis usarlo indistintamente. (Gracias google books 😛 )
– Con Carbonato Cálcico, que parece ser que tiene una consistencia muy líquida, ideal para pintar con sprays.
– Mezcla de Carbonato Cálcico y Yeso de Paris, que parece ser el que más le gustaba a la autora del blog que os enlace anteriormente 

Cuando llegué a casa cargada con seis kilos de productos quimicos me sentía en Breaking Bad,  la cara de Macho Alfa fue un poema, “¿y por qué no pintamos con acrílica como siempre?”, “porque esta es mucho mas chuli” (cara de mi mujer está loca) y “es maravillosa, no es necesario lijar, ni imprimar, ni repetir capas”  (cara de poker). Ya estaba en la secta Chalkpaint yo también :P. “Pues porqué está super de moda” (cara de no te pega nada ser tan mainstream). Finalmente, deseché la de bicarbonato y la de lechada y le anuncié que solo iba a hacer 4 pinturitas para probar XD, volteo los ojos y se marchó 🙂 Y ya sólo necesitaba un ratito sin niñas 🙂

Estás son las recetas que he utilizado para unos biberones de 125 ml (medi
a taza). He medido con las cucharas medidoras de Ikea, no con balanza de gramos.

– Con yeso de París y/o Con Escayola.
25 ml de yeso y 25 ml de agua, se remueven bien y añadimos 75 ml de pintura
Mezcla de Carbonato Cálcico y Yeso de Paris,
1/2 cucharadas de Carbonato Cálcico + 1/2 cucharada de Yeso de Paris + 1/2 cucharada de agua, se remueve bien y se añaden 100 ml de pintura
Maizena
20 ml de harina de maiz + 30 ml de agua + 75 ml pintura hasta rellenar dos tazas

Os dejo fotos de mis pruebas. Mi preferida ha sido, al igual que en blog que os enlazo, la mezcla de Carbonato Cálcico y Yeso de París, aunque la verdad es que todas nos han gustado.

Sobre pintura sin tratar
Sobre DM
Pintamos también sobre metal (creo que es latón)
Y sobre tela
Por orden de preferencia, de menos a más, os cuento mis impresiones La de maizena es muy, muy líquida y poco cubriente, pero por contra, siempre hay maizena en nuestra despensa. La mezcla de yeso de Paris y Escayola es bastante parecida, la de Escayola al día siguiente estaba en peor estado, pero es más fácil de encontrar que el Yeso de Paris. Y finalmente me ha gustado más la mezcla que incluye carbonato cálcico, es muy suave y cremosa, pero también fácil de aplicar.

Una vez aplicada la cera quedaron todas preciosas, pero la patina de la “ganadora” era espectacular.

Os enseño nuestro primer proyecto con nuestra pintura, el lavado de cara de nuestras estanterías Montessori (madera sin tratar) 🙂 Deberían haber llevado una capa de tapaporos, pero estabamos muy vaguetes. Os recomiendo aplicar una primera capa al menos si es un proyecto de este tipo.

NOTA: Hemos probado la receta con diversas pinturas y en una de ellas nos fue mal, al principio tenía la consistencia sedosa que buscamos pero enseguida se convertía en un barrillo inservible. Era un esmalte acrílico. Os aconsejo que probéis primero antes de lanzaros.

Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies