Hace unos días os reseñé el genial libro de Álvaro Bilbao, “El cerebro del niño explicado a los padres”, hoy le entrevistamos para profundizar en las ideas de su libro. Si sois de Madrid estáis de suerte porque viene el día  12 de Noviembre a impartir su taller “ CONSTRUYENDO MEJORES CEREBROS. CÓMO AYUDAR AL NIÑO A DESARROLLAR TODO SU POTENCIAL” gracias a Educarnos para Educar.
Si queréis ganar un plaza en este post os cuento como hacerlo. Os dejo con la entrevista 🙂

alvaro

Muchas gracias Álvaro por tu tiempo y tu generosidad, es un auténtico placer tenerte en nuestro blog. Lo primero que te voy a preguntar es por qué te decidiste a escribir un libro sobre el cerebro infantil explicado a sus padres, ¿crees que el instinto no es suficiente para educar a los niños?
El ser humano tiene instintos muy encontrados. También historias personales variadas y eso hace que en muchos casos el instinto más positivo esté en letargo. A nuestra generación y la de nuestros padres, por lo general, les abrazaron poco. También les enseñaron aquello de que una bofetada a tiempo…la educación de padres permite utilizar el conocimiento y la experiencia de años de neurociencia, psicología y pedagogia para corregir métodos dañinos y despertar instintos dormidos. Aunque dicho todo esto hay padres maravillosos que educan maravillosamente por instinto. Suelen haber sido hijos muy queridos y educados con coherencia.

Me encantó tu capitulo sobre nuevas tecnologías. Yo intento evitar al máximo que mis hijas se expongan a las pantallas y en muchas ocasiones me han llamado radical, ¿cuáles creen que pueden ser las consecuencias de esta exposición en niños muy pequeños?
Son muchas mas de las que pensamos. Entorpecen el desarrollo natural de la atención, dificultan la interacción padres hijos, están relacionadas con peor control de impulsos, problemas de comportamiento, obesidad, miopia, estrés. Justo esta mañana he leído un articulo sobre cómo estamos empezando a comprender el empobrecimiento emocional que supone para el niño pasar menos tiempo jugando cara a cara con sus amigos. El internet y sobre todo las redes sociales activan el hemisferio izquierdo predominantemente, las conversaciones cara a cara el derecho que está mucho más conectado con el procesamiento emocional de la información. No es que internet o los videojuegos sean malos en sí…el problema aparece cuando sustituyen o roban tiempo a juegos manipulativos o a estar cara a cara con otro niño. Yo personalmente no veo el beneficio por ningún lado, sobre todo durante los primeros años.

Una duda que tenemos muchos padres es qué ocurre cuando en casa se educa de una manera y en el colegio o en casa de otros familiares de otra forma distinta, yo he observado que mis hijas se adaptan y esta diversidad a la hora de educar es algo muy enriquecedor para ellas, pero ¿Cuál es tu opinión como neuropsicólogo?
La misma. Creo que los entornos y normas distintos, enriquecen el mundo del niño y le permiten ser mas adaptable. Si fueramos unos padres rígidos que no jugamos con nuestros hijos le habría llevado a un colegio Montessori, probablemente, sin embargo nuestra casa es muy experimental, democrática y se aprende de una manera natural, por eso no nos ha parecido mal que vayan a un cole algo más tradicional (aunque sensible con el ritmo de los niños). Al final la sociedad en la que vivimos no es ideal, hay muchos condicionantes y está bien que el niño aprenda un poco de todo. Eso sí creo que la mejor combinación es tener una base apropiada en casa y vivir otras realidades fuera de ella y no al revés.

¿Y en el caso de que sean los padres los que no están de acuerdo?
A los niños les beneficia que los padres seamos flexibles, aunque hay algún punto en que podemos ser inflexibles y eso también les ayuda a saber poner límites y hacerse respetar. Yo por ejemplo no voy a casas donde se haga sentir mal a mis hijos con comentarios dañinos…como los miembros de nuestras familias ya lo saben y quieren ver a nuestros hijos…se comportan de acuerdo a los limites que hemos marcado. Que le den una chuche de vez en cuando no me importa..pero que dañen su autoestima es algo que no voy a tolerar.

Si has leído mi reseña sobre tu libro, sabrás que me encantó pero no estoy de acuerdo contigo sobre  las recompensas. Para ti recompensar las conductas de los niños es algo de vital importancia a la hora de educarles debido a como reacciona el cerebro cuando es recompensado segregando dopamina. ¿No crees que esa dopamina puede segregarse igualmente cuando conectamos con el niño sin entrar a valorar y enjuiciar sus actos?
Entiendo perfectamente tu punto de vista. La mejor forma de aprender es que el niño experimente la recompensa al descubrir algo o sentir la satisfacción por sí mismo. Los refuerzos tienen otro contrapunto que es que pueden hacer al niño dependiente del refuerzo y demasiado sensible al fracaso. Desde mi punto de vista el refuerzo es importante porque ayuda a acomodar las normas sociales y la cultura. En países árabes tirarse un eructo en la comida puede ser de buena educación y en otros occidentales no. Incluso conductas aparentemente instintivas como el cortejo están mediadas por la sociedad. En algunas culturas a las mujeres les gustan los hombres corpulentos (bien entrados en kilos) mientras que las jovencitas de nuestra cultura prefieren chicos muy delgados (a veces con aspecto de enfermo o chicos esculpidos). No es que la chica quiera una cosa u otra, sino que el cerebro ha aprendido a sentirse atraído por un tipo de chico u otro. La cultura y las normas forman parte del cerebro y creo importante introducirlo a los niños. En este sentido sabemos que el refuerzo es algo tan natural como que el niño se haga daño cuando se cae. Para mi es natural sentir alegría cuando mi hijo mejora su comportamiento y así lo expreso; es lo que llamamos congruencia que lejos de dirigir, valida algunos comportamientos y ofrece seguridad al niño. Desde mi punto de vista queramos o no estamos constantemente reaccionando a lo que hacen nuestros hijos y en muchos casos un refuerzo puede ayudar a dirigirlos hacia lo que creemos que es adecuado. Lo que si es importante distinguir es entre RECOMPENSAS (que no ayudan mucho) y refuerzos y, a su vez, tener claro que los refuerzos deben darse con moderación y en formas concretas. Decir a un niño siempre “Muy bien” no ayuda mucho. Jugar con él cuando está más tranquilo y esperar un poco cuando está más nervioso es una manera de reforzar, más sutil para el niño y más efectiva para el cerebro. Por último, los refuerzos son muy útiles cuando el niño mejora su comportamiento, si el niño está todo el día pegando a su hermana y un día concreto sólo la pega una vez, creo que hay que reconocérselo. Es cierto que muy probablemente la “normalización” como creo que la calificaba Montessori permitirá al niño dejar de pegar, pero creo que la hermana no tiene la culpa de que la normalización pueda tardar demasiado tiempo, ni que al niño le venga mal saber que sus padres estén orgullosos de que se esté comportando un poco mejor.

En tu libro afirmas que cuando hacemos algo a la primera es mucho más atractivo para el cerebro, pero realmente el error es algo esencial para el aprendizaje, ¿Cómo podrían conciliarse ambas posturas?
Es cierto que el error enseña, y dependiedo del tipo de habilidades puede ser tan efectivo como el acierto, pero hay muchas otras habilidades o aprendizajes que se aprenden mejor si el error no interifere. Además para que el niño aprenda por error el erro debe notarse. Si un niño pega a otro para coger su juguete y el otro no se lo impide..no habrá aprendido nada de su error. En estos casos es mejor poner el límite a la primera.

También hablas sobre inteligencia emocional, ¿Crees que hay cabida en la educación actual para hablar de inteligencia emocional o mucha gente lo entiende como represión de emociones?
En los colegios piden con frecuencia charlas sobre inteligencia emocional, aunque mi experiencia es que ni los profes ni los padres lo tienen en cuenta en absoluto. Por ejemplo, cuando un niño tiene 3 años hay un periodo de adaptación que favorece la adaptación y vínculo. Cuando el niño llega a primaria el profesor entiende que ya no tiene que hacer un esfuerzo por vincular con sus alumnos. Muchos se adaptan, pero los mas sensibles lo pueden pasar realmente mal. También ocurre lo mismo con el trabajo en grupo. Se nos llena la boca con palabras como proyectos o colaboración y sin embargo tanto padres como profes saben que en cada clase hay niños que no se integran con sus compis y lo que es peor, niños que no integran a sus compañeros que están solos. Si realmente supiéramos que la generosidad es una de las principales fuentes de felicidad…esto no ocurriría.

Si tuviera que elegir mi mayor reto a la hora de ser madre serían las peleas entre hermanos, yo tengo mis propios trucos, pero me gustaría conocer los tuyos como neuropsicólogo.
Intento que entiendan que hay que compartir. Que el otro no se guia por la mala intencion. Intento estar pendiente para que las peleas no pasen de pequeñas escaramuzas (las paro antes de que vayan a más) y la norma en casa es que siempre siempre acabamos pidiendo perdón y dando un beso. Mi mujer y yo también lo hacemos. Conseguir esto mientras estás preparando un plato de pescado no siempre es fácil, pero le doy mucha importancia al respeto y la convivencia en la familia, por lo que en lo que a peleas se refiere, prefiero que se me pase el pescado y mediar en estos altercados.

Una vez leí a una madre que ella era una madre perfecta salvo por las mañanas y las noches, los horarios y las prisas suelen ser complicados en la crianza, ¿Cómo lo vivís en casa siendo familia numerosa? Seguro que nos encanta oír que hasta los neuropsicólogos que escriben libros maravillosos tienen días malos : )
Claro que tenemos dias malos!! No creo que un objetivo de la educación sea ser perfecto como padre o madre. Seria demasiada presión para los niños y demasiado aburrido para los padres! Ellos tienen que apreciar todos nuestros defectos. La mañana es pan comido para mi. Intento dormir bien y levantarles con tiempo, para mi es importantisimo evitar que mis hijos y yo hagamos las cosas con estres. La noche es más difícil porque el cansancio hace que los cinco estemos más sensibles. Reducir el nivel de exigencia y entender que todos estamos cansados ayuda. Y he de reconocer que algún gruñido se me escapa. Aunque casi todos los días acaban con los tres subidos a mi espalda mientras les leo el cuento. Pero confieso que si preguntamos a mis hijos dirán que a veces soy un poco gruñón y que les digo muchas veces “no”, aunque también os dirán que juego muchísimo con ellos y les explico cosas siempre que puedo.

Gracias por tu generosidad, Álvaro.  Espero que el taller sea un éxito y lo repitáis pronto para poder ir nosotros también 🙂

Si no os lo queréis perder, aquí os dejo la información, ¡y no os olvidéis de que estamos sorteando una plaza! Hay muy poquita gente apuntada al sorteo, así que tenéis muchas posibilidades 🙂

cartel-con-borde-2

Por último os enlazo este vídeo de una ponencia de Álvaro, espero poder pronto verle en persona 🙂 Y si queréis su libro, lo podéis encontrar en las bibliotecas, en librerías o en Amazon (en su web tenéis el primer capítulo, os va a encantar),

¡Feliz fin de semana!

Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR