La primera vez que vi una tabla curva fue gracias a una amiga americana, me entusiasmó, investigamos como podía hacerse, MA me dijo “Not my level” y se me olvidó el asunto. Hace tiempo Marta de Pequefelicidad puso unas fotos de sus peques – hijo y sobrina- jugando con la tabla curva de Ocamora y pensé ¡Por fin alguien las hace en España! Desde Ocamora nos la mandaron para que la testáramos y darles nuestra opinión y ha sido todo un éxito con las tres. Las fotos son de cuando nos llegó pero los que nos seguís en RRSS habréis visto que siempre la tenemos por casa y la usa combinada también con las escaleras o la rampa Pikler. ¿Queréis una? Vamos a sortear una 🙂

Hoy os quiero hablar de Ocamora y su tabla curva. Para mí es juguete ideal, sencillo (cuanto más sencillo, más posibilidades de juego), desestructurado (lo que implica el uso de la imaginación), multiedad ( de 0 a 100 años, ideal para compartir entre hermanos y jugar niños con adultos), bonito (la belleza de un juguete es súper importante), artesano (para aprender a valorar el trabajo que hacen los demás con sus manos) y hecho con materiales naturales (que nos permiten conectarnos con la naturaleza y nuestra tarea cósmica). Además, me la han pintado de mi azul favorito, que es lo que da calidad a un juguete XD

¿Cómo pueden jugar los niños con la tabla curva de Ocamora?

1/ Balancearse. Al usar la tabla para cambiar el centro de gravedad, se favorece el desarrollo del equilibrio, la coordinación motora y la consciencia corporal. Todo esto ayuda a los niños a desarrollar la estabilidad, la integración de ambos hemisferios cerebrales y la bilateralidad (tan, tan, tan importante para la lectoescritura)… Pueden jugar a balancearse de pie, sentadas, tumbadas y mi preferidos: El balanceo en pareja, un verdadero trabajo de equipo.

2/ Escalar. Los peques pueden usarlo para caminar hacía arriba, imaginándose que es una colina, o trepando incluso si lo apoyamos sobre una superficie. Vega decidió que quería testarla también y no dejó de gruñir hasta que la subimos y su expresión de felicidad y logro al ver como con el movimiento de su cuerpo conseguía bajar sola era para verla.

3/ Deslizarse. Y también si lo apoyamos lo pueden usar después como tobogán, también puede ser una rampa para coches u otros objetos (y descubrir las leyes de la física desde la observación)

4/ Relajarse. En casa intentamos también ayudar a las niñas si están muy nerviosas a relajarse, tomarse un tiempo fuera (no punitivo, sino opcional, una pausa para que el cerebro pueda volverse a integrar, cuidado que con los niños muy pequeños no funciona…) y la tabla curva es ideal, como una mecedora. También la hemos visto usada como cuna, pero en VillaTigris no se estila XD aunque el vaivén si le gusto a Vega 🙂

5/ Estiramientos, si ponemos la tabla boca abajo podemos usarla para estirar la espalda, también, o boca arriba para hacer posturas de yoga 🙂

6/ Usarlo como escalón. En casa tenemos banquetas para que las niñas puedan llegar a donde por altura no puede acceder y tener más autonomía, pero esta es una buena alternativa también. Además como es muy estable, también lo pueden utilizar para saltar y desarrollar habilidades de motricidad gruesa. Nosotros hemos sustituido el escalón de plástico que teníamos en la entrada por la tabla curva, como ocupa poco ha sido todo un acierto.

 

7/Uso como mesa. Las niñas lo usaron también para sentarse y dibujar sobre ella. Hace unos meses compramos unas mesitas de desayuno plegables para que pudieran trabajar en el suelo sin poner las piernas en w (tienen una cierta tendencia a hacerlo) y una tabla curva puede solucionarlo.

8/ Uso como silla. También lo usaron para sentarse a leer, tanto boca abajo, como boca arriba reclinados en plan tumbona.

 

9/ Como soporte para hacer un teatrillo. Cuando llegó la tabla lo primero que hicieron fue usarla para balacearse y lo segundo, coger unos personajes que acabamos de pintar con acuarelas para usarlos como teatrillo y montarse sus pequeñas obras teatrales : )

 

10 /Juego simbólico.  Es una verdadera pasada ver los usos que pueden dar los niños a algo tan sencillo como una tabla curva: Es puente, casa, montaña, caballito, túnel, carretera, tumbona, cuna, escenario, banco de estiramientos, portería, asiento, escalón, mesa, tumbona… ¡y nube! Para usarlo también con el Arco iris.

El Arco iris de Ocamora también me ha conquistado, nos ofrecieron probarlo y les dije que lo testábamos, le hacía fotos y lo sorteábamos, lo que no sabía era lo mucho que me iba a costar desprenderme de este precioso juguete, y al final me lo regaló Miguel, ya lo vistéis.

Ocamora es un precioso proyecto que estoy feliz de apoyar, una familia que se dedica a fabricar preciosísimos juguetes en madera de forma artesana, verdaderos tesoros para los niños que los reciben. El precio de la tabla curva de Ocamora es 108€ pintada (envío incluido) o 96€ al natural…  Para poder reservar uno solo tenéis que poneros en contacto con ellos y elegir la madera que os guste (haya, roble, castaño, cerezo o pino gallego).

Igual os parece algo caro, verdaderamente es una inversión considerable, pero es un juguete tan increíble, tan duradero, tan genuino, tan útil, tan enriquecedor, tan adecuado para los niños que no puedo dejar de recomendarlo. Si pensáis que el precio es excesivo, os digo que no lo creo, hay que saber trabajar la madera y requiere mucho, mucho tiempo, sin contar los materiales, que la madera no es lo que se dice económica. Igual si sumamos los juguetes, muebles o materiales necesarios para los distintos usos no nos parece tan cara… Es como la Thermomix de los juguetes XD

¿Es un juguete Montessori?

Qué pregunta tan difícil la que me hacéis, primero no hay juguetes Montessori, los materiales en Montessori son de desarrollo, no meros juguetes didácticos, pero hay juguetes, que yo llamo Montessori-friendly que son bastante afines al enfoque en el hogar. Yo conocí la tabla curva como un juguete enfocado a la pedagogía Waldorf, material natural, desestructurado (open-ended), que potencia el juego libre, simple, sencillo y muy, muy bonito. Muchas veces me preguntáis como puedo tener en casa materiales Waldorf si mis niñas “son Montessori”, primero que mis niñas no son niñas Montessori, son niñas y punto, odio las etiquetas y esto no iba a ser una excepción. Es cierto que en casa somos unos enamorados de Montessori y que parece que no podemos compartir otras pedagogías y es justo lo contrario. Amo Waldorf, especialmente los primeros años y la secundaria (De 6 a 12 años Montessori me tiene conquistada) y estas discusiones tan antagonistas me resultan pueriles, como de niño de dos años que tiene que negarte a ti para poder afirmarse a si mismo, ¿Qué es mejor portear con mochila o mei tai? ¿Qué es mejor la lasaña o los canelones? ¿Qué es mejor la tortilla de patata con cebolla o sin cebolla? XD (Bueno todos sabemos que con cebolla jijiji)

En todo caso, para mí es un juguete Montessori friendly, que es perfectamente compatible con los periodos sensibles del primer plano de desarrollo: Refinamiento sensorial y refinamiento del movimiento de forma muy evidente, pero también en lo relativo al periodo sensible del lenguaje es útil (favorece la bilateralidad que es indispensable para la lectoescritura). Además permite aprender de forma vivenciada lo que significa cóncavo y convexo, aprender así conceptos abstractos a través de los sentidos es muy Montessori 😛

LAS BASES DEL SORTEO.

Solo tenéis que:

1/ Dejar un comentario en el blog diciendo que juguete, además  de la tabla curva y el arco iris, es vuestro preferido del catálogo de Ocamora o que madera eligiriáis para vuestra tabla curva si os tocará y si os gustaría natural o pintada de algún color.

2/ Compartir este post en vuestras RRSS (de forma privada incluso, si ganáis os pediré un pantallazo)

3/ No es obligatorio seguir a Ocamora en sus redes, pero sería una bonita forma de agradecerles el detalle, ¿Verdad?

El sorteo se celebrará (Universo Mediante) el 5/04 a las 22h y se contactará por correo con el ganador.

SORTEO CERRADO – GRACIAS

*Nota: Si entráis al blog desde redes sociales, solo se ve una previsualización del post, por eso no os permite dejar el comentario, tenéis que entrar directamente desde el explorador. Puede que en algunos momentos se colapse el blog, paciencia que hay tiempo. No se van a contestar preguntas al respecto de estas cuestiones, gracias por vuestra comprensión.

        Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!