¡Muy feliz domingo! Espero que estéis pasando un finde genial, nosotros hemos estado en el Curso de Disciplina positiva de Cristina Sanz y ha sido relevador, especialmente para M.A. para aplicarlo con sus alumnos. Y una de las cosas que hemos vivenciado es convertir los errores en oportunidades y de eso os hablo hoy en el blog, mientras las peques montan estanterías con él (yuhuuuuu). El viernes en el café mensual os comenté de pasada mi desencuentro bloguero, me habéis mandado un montón de correos para mandarme ánimos (gracias!) y también para interesaros por el asunto. No tengo ningún problema con otros bloggers, al menos que yo sepa, bueno, tienen un problema conmigo quienes usan las fotos de mis hijas para sus cursos de pago, sus web de venta de productos o sus páginas de facebook sin pedirme permiso y poniendo su marca de agua recortando la mía,  y cuando les escribo para recordales que tienen copyright, se cabrean y me tachan de su lista for ever and ever, me hacen el vacío y me ponen verde en cuanto pueden.  Disonancia cognitiva que lo llaman, igual se lo tenían que trabajar si van a encargarse de niños… Bueno, que me lío. El problema le he tenido con una marca.

Os cuento.  La marca X  (a través de una plataforma de la que solo puedo decir cosas bonitas y agradecerles la mediación en este feo asunto) se pone en contacto conmigo para una colaboración, según entra el email se lo digo a MachoAlfa y Abril lo escucha cuando yo pensaba que estaba jugando. Yo no hubiera aceptado porque como sabéis estoy bajando el ritmo, pero a ella le hace ilusión. Mucha, muchísima, infinita. Les pongo unas condiciones muy claras y les escribo un borrador antes de comprometerme y les parece maravilloso: Yo quiero difundir que podemos acercar a los niños a la ciencia, que no son tontos, que son personas competentes en miniatura, que les interesa el mundo que le rodea, que hay vida más allá de la purpurina,  básicamente lo que cuento en el blog que tanto les ha gustado a diario. Igual no les gusta el blog, les gustan las cifras…

Genial porque su lema ahora es que las niñas pueden ser astronautas si quieren, – y ahora yo añado,  siempre que vayan vestidas con un traje fucsia glitter de purpurina (no tengo, tenemos nada en contra del rosa purpurinoso en casa por cierto) y no destaquen mucho no vaya a ser que parezcan inteligentes y todo-.  Me piden un par de cambios para “dulcificar” (Igual no saben que existen los canales Boeing y Clan jiji) , los hacemos y al cabo de unos días quieren que lo cambie todo, que hable de ¿creatividad?, de unicornios que vuelan y la madre que los pario (esto es una exageración hormonal fruto de mi avanzado estado gestacional, por supuesto). No voy a hacer lo que me piden. Se lo digo. Se lo explico a Abril, le digo que el cuento que habíamos escrito con tanto cariño, para el que habíamos investigado durante días, ese que iban a publicar y le hacía tanta ilusión que lo leyeran más niños no iba a ser posible. Le explico lo que significa honestidad y tener principios, y que si dejamos de hacer las cosas que sentimos correctas nos perdemos a nosotros mismos. Enfado supremo, frustración máxima (más o menos como la mía pero al menos yo había tomado mi decisión y a ella yo se la había impuesto).  Le acompaño en su sentimiento como puedo hasta que no quiere hablar más de ello y a la mañana siguiente me dice “Mira, mamá, que he pensado que si no les gusta nuestro cuento, pues que se lo pierden. No vamos a decir mentiras por unas xxxxxxxxx que además las primas me dan las que ya no quieren”. Ea, solucionado, aprendizaje para ambas. Inmenso.  Y en el camino hemos iniciado nuevo proyecto que queríamos hacer desde que visitamos la Casa de los Volcanes de Rodalquilar, la joyería volcánica y hemos aprendiendo un montón, nos hemos divertido y hemos pasado muchos ratos felices las tres juntas.

.yåŽ?N CJvy+ÓÙ®N©>hK¤1i×NOÇé9Zñ=0Fø‚gTX/–õ-bêáŒÓ¨[ŽWI¹²ƒ×‘Ììùô‹‡¥Óœ’þˆú”õVKûÃ!$F£ŒI๬wñ¡É[àÈÖìÁÙJGøwÉDn‰žï£Å«Ÿ.iïsa¬°FjÌ$q?êE?ÕÍÖ xE¼® ÇÄ5|Õ¾·pȂïIº,<”¤|zåÛ´l€¾··’¬Ú´ö ô$)ô€£@”¹ä¹3˜îÅ´’îD‘;E!§ùüK¢Tü¥ue-î©CãiV¨ëÉxÐÿ•TȤªëö¶³Ã3έQI‘òØv×®!·xXº’ÊîDxèðu'pÛ–U(=.‹´*‘q§ (ƒCԚûõ‹.oI–p˜6ǕåV°<{˜O¦GBºÀ±lĞÏ,|#¸¤^pšžÒÝؤ‘úŒÆ•cïÇ24‡›×ö.qâ;î};$p›g‘PrÄM‡ê̱0ô˜õP‘¡j²³r1ZF‡j<ÒT×Lj&™;g“Ä<õ’«Ë´•dõ‰U¦ÇÀà2çõx¡ƒ'⟋/áÿ}ýæ¦Ú¤Ìˆ û@’‡v:mD%¥wÉeþä‹2‰·#ìГØåѽŸ"՜“#—¸Ó(HbVÍÂ)jž¬:äd.$0Å*œJy“Éé±;}ÏLVÏ]vT¥w/P:dâ5ÈÙVçÈ«Wª×”‘@6Û²’òìÁl²ìrü8xäZsg0ˆ5²³LÊM؎UðTa½–éäڣ͒麇Öìýü;?ºö8䍖X'A[ôՄ`)”Nƒsødc¦É.A²z¼Pç ÿÿ×0{ÈÜt|ÐQwà¨$w3±*U"_ï$$QF2D™â˜mÂvw¯ÄßÙ퀤w–­XDz¥[ÄÓ"C+]w,²Ûˊ£š²Ž›TR¸9n‘-˜¡=µ­ºi–GýYdï$ÉÆS36¬xÆ8ð„¢Gßí¢ÿݟËA,¾øiìú.ß˺|V¢rï"A±2?젎n!ËeÊL½Mmôësû²ñ‘Ðòf‰ÉÐcÄVºZM^J¤ª¤‚~ã„#t¾ïNµeäyØ?Äʵ8Òl±H$µÑ¼Ã#ôÒñrvfS"š¨$׍jräÎ!¿0y‚ÔÛ²,œäÜð_ˆÔ{¯¾§‰ÝÜýbâiº ·_²œèŸM&¶w„@•©B¢‡®Q<og žÈz¶fEÖàƒPôeoJ)ýáû*ß³_¤flDu½¡£‘õT¼ù¼:Ì×1L³ÚÎÅâjUÚJ™-9¾NDzòü豸n]›G—nÓº˜b„¨4¦ÀÓǨÁ ¯ò±Žk2S¿Â}!jXØ2†ä­Sö;müpÈsütcËñÕ®ÑÓµM>X™YÆ7¬Jzž;} /æĚù7£ê·6Ë촓ìÉfҙnL@LÉ«Yp!ºys$ñ¥Í D·›u*Aî¤æÓI›ŒQú¢é;CMáˈ}üp¿ÿÐUc7<ÄGn:¶Õoe£ªw¦]ÍNÓÈUŠ[/؍HûÎûœIHñ~ê:}éL¨‚YÚ׿*hŠIùcÀ›HõÍuÔhÞ²°¬¤~È=¾yL·v #ÏêbSÈ9°÷9lÌ&w(fq5‚àÕ)˜;*ZÎbž9B l¯é‘PÜMh~y8@Ê@2ˆ@“ÉìoùÅå2"„jVUHÐ*Fõ ž æYŽ¦öªtáêŽ_:[Beµ¼ÓîzúŒ‹÷‘ý2Qɔ}@2ð±E7Ÿ´Ûu/vÚrŽÆ9Óò Ëc’GøXKGñ1

Sobre las técnicas de “cambio sobre cambio sobre cambio hasta que ya no tengas más remedio que decir que sí a todo por todo el tiempo y trabajo que llevas invertido” me voy a reservar mi opinión, pero si voy a deciros una cosa bien clara. Las niñas si pueden ser científicas, y no solo para ponerse el outfit científico con bata rosa glitter e investigar porque desaparece la purpurina de su bata, es decir mantener los mismos roles patriarcales disfrazados de molona y políticamente correcta modernidad. Serán científicas para descubrir el mundo y hacerlo un lugar mejor, para encontrar su tarea cósmica (suena místico pero me refiero al pensamiento de María Montessori, una gran científica).  Y lo serán, si quieren, y serán mamás a tiempo completo si quieren y serán modelos de bikinis si quieren también. Serán lo que quieran y no como postureo, sino porque estamos criando una nueva generación de mujeres fuertes. O eso quiero creer. Y para eso estoy trabajando, difundiendo, animando, criando…

Y para hacer lo contrario, perpetuar roles machistas y la imagen de la mujer florero, búsquense a otra, señores de la marca X.

madresfera-3

He decidido publicar el principio del cuento que escribimos, porque a Abril le hacía ilusión básicamente y voy a organizar un concurso para animaros a participar y que lo terminéis vosotros mismos.  Y si la marca X se molesta, pues más me ha dolido a mí que jueguen con los sentimientos de mi hija (y con mi trabajo, y mi tiempo, pero nada en comparación con el disgusto que se llevo ella). Mismo perro, distinto collar que dicen. Ea, fin del alegato hormonado, y eso que uno de mis propósitos de año nuevo era ser más políticamente correcta 😛

Os dejo el principio del cuento para que lo terminéis : )

En la torre más alta del castillo se encontraba el laboratorio que los Reyes habían

regalado a su hija por su decimosexto cumpleaños. B. una muchacha muy

alegre y curiosa, que adoraba investigar todo lo que caía en sus manos; se pasaba los

días observando muestras en su microscopio y las noches mirando a las estrellas con

su telescopio. Siempre acompañada de Oli, su gato, de ojos verdes como el mineral

Olivino y brillante piel de blanco resplandeciente como si fuera purpurina, solían

explorar también los bosques cercanos en compañía de sus amigos.

B. había observado en sus experimentos de laboratorio que llevaban meses con

una gran sequía. La única explicación que se le ocurría era la deforestación que se

había producido en el bosque del norte, pues las gentes del Reino llevaban años

talando los árboles sin control. Investigó cómo implantar una agricultura más

sostenible y orgánica y qué tipos de árboles podrían ser los más adecuados para

replantar y se lo comunicó a su padre, el Rey.

El Rey confiaba en ella, pero había asuntos más importantes que tratar en el reino y no

podía aprobar una medida tan costosa. B. estaba muy triste, se preguntaba cómo

podría ayudar ella a restablecer el ecosistema del Reino. ¡Cómo no iba ser importante!,

pensaba en sus clases del colegio mientras su profesora, Carmen, decía que todos

somos polvo de estrellas, todos proveníamos del carbono y por eso debíamos ser

humildes y ayudarnos los unos a los otros y mantener el equilibrio.

El Sol brillaba y la piel de Oli resplandecía como la purpurina. De repente, tuvo una

idea. Su abuela siempre le contaba una leyenda sobre una montaña que explotaba y

repartía purpurina por todo el reino y por eso le llamaron Montaña de Purpurina.

Quizás no fuera una leyenda, quizás fuera un volcán y quizás eso fuera la solución a

todos sus problemas. Los diamantes estaban muy cotizados en el mercado, y sabía que

si encontraban el volcán podría encontrar un diamante, venderlo y llevar a cabo la

reforestación del reino. Sólo tendrían que buscar kimberlitas, las rocas que albergan

minerales como los diamantes…

Mientras corría hacía las cuadras para ensillar a su yegua Curie, se encontró con su

hermana C. y su amigo O. , que se estaban chinchando como siempre. Les

propuso un plan, irían juntos y entre los tres salvarían el Reino. C. llevó un mapa

del reino, O. una brújula y B. recogió antes de partir su lupa y su martillo de

geóloga. También cogió su anillo de la suerte, de esquisto de mica, brillante como la

purpurina y regalo de su abuela, que aseguraba que era mágico.

Felices e ilusionados, emprendieron el camino…

abecedario-1-8

Y el relato ganador es…

Felices e ilusionados, emprendieron el camino…en su búsqueda.
Buscaron y buscaron, hasta salirse del reino.
A lo lejos vieron una montaña que resplandecía. Se acercaron y por un agujero vieron que no había purpurina sino cobre, oro, platino, plata, arsénico, cinabrio, cuarzo, estibina, cobaltita, calcopirita, millerita, polibasita, boulangerita, calcosina, oropimiente, rejalar, pirita, corindón, calcita, halita, silvina, carnalita, fluorita, malaquita…
Lo malo era que no sabían dónde estaban porque a O. se le había caído la brújula. Pero…¡La Estrella Polar!
Como era de noche seguirían estos pasos:
1-Buscarían en el cielo la constelación de la Osa Mayor.
2-Entonces mirarían al lado contrario del mango: ahí verían las dos últimas estrellas de la constelación.
3-Estirarían el brazo hacia ellas y medirían con los dedos pulgar e índice la distancia entre ellas.
4-Después de mover la vista cinco veces esa distancia, seguirían la dirección de la recta que forman las dos estrellas.
5-La más brillante que vieran allí sería la Estrella Polar.
¡Habían encontrado el Norte! Sabían que hacia el norte estaba el bosque y sabían regresar a casa desde allí.
Pero tuvieron una idea mejor: B. se fue a avisar al rey de su descubrimiento mientras que C. y O. se quedaban vigilando que nadie robase nada.
Al poco tiempo, un montón de gente vino a llevar los minerales al reino. ¿Y sabéis cómo premió el Rey a su hija? Arreglando la economía del país: no se iba a deforestar más el bosque.
Y aquí acaba la historia…
GRACIAS GUILLE

Hay dos formas de participar, contándonos en los comentarios que os parece e cuento o como incentiváis la ciencia con vuestra/o peque y/o terminando el cuento ( 4 ó 5 párrafos más). Según el tiempo que tengáis : )  El premio será un kit para construír un volcán/libro sobre volcanes (lo que queráis)  para un comentario al azar por sorteo.

PicMonkey Collage

Y un kit de ciencia explosiva para el texto que envíeis que más le guste a Abril. Los publicaremos todos en un post. Tenéis hasta el 15 de marzo para mandarlos a tigriteando arroba gmail punto com ( Os pido que os animéis porque le hace mucha ilusión).  Es necesario compartir el post en facebook, pero solo os pediré pantallazo si ganáis. El regalo os lo enviaré mediante Amazon a una dirección del territorio nacional.

813mnw49beL._SL1500_

Un besazo y gracias siempre por estar al otro lado de la pantallita y preocuparos por nosotras 🙂 como dice la canción de Aqua que sonaba mientras escribía este post “Life in plastic, is fantastic” XDD

¡Feliz domingo!

Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies