Es muy probable que hayas oído hablar de una técnica que se llama pintar con luz (light painting) o hayas visto imágenes donde la auténtica protagonista es la luz: haces de luz de colores que crean diferentes formas. ¿Te suena?

Con esta técnica hay auténticos profesionales de la iluminación que crean verdaderas obras de arte 🙂

A priori parece una técnica muy complicada pero no lo es. Es más sencilla de lo que parece y sólo requiere imaginación y un poco de práctica.

Hoy quiero hablarte justo de eso, de cómo pintar con luz con tus peques y pasar un rato divertido, además de conseguir resultados sorprendentes.

Si te soy sincera es algo que quería probar desde hace mucho tiempo pero no me he lanzado hasta hace relativamente poco. Estaba esperando a que mi peque fuera algo mayor para poder empezar a experimentar y jugar con ella a esto de pintar con luz.

Será que tengo tantas ganas de que le guste la fotografía, de que vea la magia que hay tras ella, que cualquier excusa es buena para sacar la cámara y enseñarle qué cosas tan chulas se pueden hacer con ella 😉

Bueno, pues vamos al lío…

¿Qué se necesita para pintar con luz?

#1 Un lugar (oscuro)

Lo primero, y bastante obvio, es encontrar un sitio que se pueda quedar totalmente a oscuras.

Cualquier habitación de tu casa podría servir siempre y cuando puedas cerrar las puertas, bajar persianas, cerrar cortinas, etc. para que no entre nada o prácticamente nada de luz del exterior o de otras habitaciones de la casa.

Ten cuidado con eso y con posibles luces “piloto” que puedan haber en la habitación como por ejemplo de una TV, mandos a distancia, interruptores regulables, … En estos casos, lo mejor sería taparlas pero, bueno, también puedes eliminarlas después, en la edición, así que si hay alguna que se te ha pasado o que no puedes apagarla o taparla, no te preocupes y ¡no dejes de hacer tus fotos! 🙂

También se podría hacer en el exterior, al aire libre, pero es verdad que tendrías que buscar un sitio apartado donde no haya ningún tipo de luz ambiente o contaminación lumínica procedente de los alrededores. Además, si queremos hacerlo con nuestros peques, creo sería bastante más complicado encontrar un buen sitio para hacerlo.

pintar con luz

Haciendo pruebas… ¿Ves cómo se ve la luz naranja del interruptor regulable? habría que corregirlo en la edición si no nos hemos dado cuenta antes de taparlo (Datos técnicos: ISO 640, f8, 16 segundos)

#2 Una fuente de luz (manejable)

Otra cosa obvia e imprescindible para pintar con luz, es tener “algo” que emita luz y, sobre todo, que puedas controlar fácilmente (apagar, encender y mover libremente).

Puedes usar linternas, leds, punteros láser, anillos leds, glow sticks, pantalla del iPhone… cualquier cosa que se te ocurra.

Si tienes diferentes fuentes de luz (por ejemplo, una única bombilla o varios LED dispuestos en tiras) y de diferentes colores, ¡genial!, pero si no, con una linterna normal y corriente y papeles traslúcidos de colores (tipo celofán, por ejemplo) podrás conseguir efectos de color muy chulos 🙂

Otras dos cosas a tener en cuenta en relación a la fuente de luz serían: la potencia y el tipo de emisor de luz.

La potencia te influirá en los parámetros que tengas que usar en el disparo (ISO, apertura y velocidad de obturación). Cuanto más potente sea la fuente de luz, menos tiempo necesitarás para capturar tu dibujo, y viceversa. Luego lo veremos más en detalle…

El tipo de emisor está directamente relacionado con la temperatura de color del haz de luz. Luces tipo LED suelen dar una luz muy fría (blanca o azulada) mientras que las linternas de toda la vida dan una luz mucho más cálida (amarilla o naranja). Por eso, según lo que uses para pintar con luz tendrás un tono más frío o más cálido en tu imagen. Esto tendrás que tenerlo en cuenta si no piensas editar tu imagen a posteriori, en otro caso, ¡no problem!, usando programas tipo Lightroom podrás corregir el balance de blancos para quitar esa dominancia de color de una forma fácil y rápida.

pintar con luz

Aquí se ha usado una linterna de LED muy potente y puedes ver dos cosas: el tono azulado que deja este tipo de luz y cómo se ilumina el entorno (Datos técnicos: ISO 200, f8, 13 segundos)

pintar con luz

En esta foto se ha usado una linterna de toda la vida pero pequeñita y con muy poca potencia. Ves la diferencia de color respecto al LED ¿verdad? Al tener poca potencia, también subí el ISO para que se viera mejor (Datos técnicos: ISO 640, f8, 8.2 segundos)

pintar con luz

Aquí se ha usado una linterna LED bastante potente y se ha tapado con un papel celofán rojo, ¿ves qué color más chulo da? 🙂 (Datos técnicos: ISO 200, f11, 9,1 segundos)

pintar con luz

Aquí se ha usado un papel seda azul marino para dar ese tono azul (Datos técnicos: ISO 100, f11, 6,9 segundos)

#3 Una cámara (con modo manual)

Para poder pintar con luz es muy importante que tu cámara se pueda poner en modo manual para que seas tú quién decida cuánto tiempo tiene que estar el obturador abierto, captando la luz mientras haces tus dibujos.

También necesitarás que te permita cambiar a enfoque manual para que, al disparar, la cámara no se vuelva loca intentando enfocar, ¡no lo conseguiría en la vida!

#4 Un trípode (o similar)

Al pintar con luz vas a tener que usar tiempos de exposición bastante largos y, por eso mismo, vas a necesitar colocar tu cámara en algún sitio que sea estable y firme.

Lo mejor es usar un trípode pero si no tienes, no pasa nada, puedes usar una mesita, una silla, una torre de libros… lo que tengas a mano, siempre y cuando mantenga la cámara segura e inmóvil.

#5 Un disparador remoto (o un ayudante)

Lo mejor es que tengas un disparador remoto para poder controlar la cámara desde el sitio donde te vas a situar para pintar con luz. Los hay muy baratos y son muy útiles si también te apetece hacerte autorretratos (sola o en familia). Yo te recomiendo que, si no lo tienes aun, lo “sugieras” como regalito para estas Navidades 😉

Si no tienes disparador remoto puedes intentar buscarte algún ayudante, por ejemplo el papá u otro hijo que no vaya a pintar con luz, y pedirles que te echen una mano apretando el botón del disparador cuando tú les digas.

Y bueno, a las malas, también podrías darle tú al botón y después colocarte en el sitio donde vayas a pintar con luz, pero claro, a oscuras esto es más complicado.

#6 Unos pequeños colaboradores (“pacientes”)

Por último, a no ser que quieras ser tú la que pinte y salga en la foto, anima a tus hijos a participar y pintar con luz, puede ser muy divertido y seguro que se sorprenden con los resultados.

Aquí ten en cuenta que cuanto más pequeños sean tus hijos, más “difícil” será que quieran participar, que tengan paciencia o incluso que entiendan o hagan caso a nuestras indicaciones mientras haces (o hacen) creaciones artísticas con la luz.

Cuando son pequeños también es más difícil que se estén quietos varios segundos, así que lo más normal es que salgan movidos en las fotos. Aunque luego te daré algún truquillo para que este movimiento no se aprecie apenas y parezca que se están quietos 😉

pintar con luz

Con peques como la mía (2 años y medio) es complicado que se estén quietos mientras intentas pintar sobre ellos o alrededor, así que será casi imposible que no salgan movidos (Datos técnicos: ISO 200, f11, 16 segundos)

¿Cómo lo hacemos?

#1 Preparación

Aunque puedes pintar con luz improvisando sobre la marcha, lo mejor (sobre todo si hay peques por medio) es que pienses antes qué quieres pintar y, cuando lo sepas, practiques un poco.

No es tan sencillo escribir o pintar en el aire sin tener el trazo como referencia, ya te lo imaginas, ¿no?

En palabras, las letras se te pueden solapar unas con otras haciendo que al final sean ilegibles, puedes estar subiendo (o bajando) cada vez más el brazo por lo que al final la palabra sale todo torcida…

Y en dibujos, casi peor 🙂 Tendrás que visualizar mentalmente (porque luego estarás a oscuras) donde empieza y termina cada trazo, apagar y volver a encender la fuente de luz si quieres situarte en otra posición para continuar pintando…

También tendrás que buscar el mejor sitio para colocarte, según el objetivo que tenga tu cámara (gran angular, normal, tele…), para que el dibujo no salga cortado. Con objetivos gran angular te será más sencillo, mientras que con objetivos de distancia focal mayor tendrás que tener especial cuidado con limitar tu “lienzo virtual” a un espacio mucho más reducido.

Practica y mira en la pantalla de tu cámara cómo salen las fotos, así sabrás si necesitas moverte un poco más a la derecha o a la izquierda, acercarte o alejarte de la cámara, subir o bajar más el brazo, si estás haciendo el dibujo bien, etc. además de comprobar si necesitas ajustar los parámetros del disparo para que no salga ni muy clara ni muy oscura la imagen.

Esta preparación previa es bastante importante por todo lo que te he dicho pero, sobre todo, para no agotar la paciencia de nuestros peques antes de tiempo. Si tienes que estar repitiendo y repitiendo con ellos, al final se van a cansar y no va a querer colaborar contigo, así que lo mejor es que cuando estén contigo vayáis al grano y lo hagáis rápido y divertido.

pintar con luz

Intentando escribir el nombre del revés para que se vea bien en la foto es mucho más complicado conseguirlo, además hay que prestar atención al encuadre para que no pase como en esta foto (Datos técnicos: ISO 640, f8, 13 segundos)

pintar con luz

Si no encuadras bien te puede pasar que tu dibujo salga cortado como en esta foto (Datos técnicos: ISO 100, f11, 6,6 segundos)

pintar con luz

Además de que se te pueda cortar el dibujo, tienes que tener cuidado de que la luz esté todo el rato apuntando hacia la cámara, si la giras y se queda apuntando para otro lado te pasará como en esta foto, que un trozo de ala apenas se ve (Datos técnicos: ISO 100, f11, 11 segundos)

#2 Montaje y configuración de la cámara

Coloca tu cámara en el trípode o en una superficie firme y estable

Mira por el visor o en la pantalla LCD de tu cámara y encuadra. Revisa bien qué parte de la habitación va a salir en la foto y qué no, para saber dónde y cómo colocaros para pintar.

Enfoca a cualquier objeto (o a tu peque) que esté más o menos a la misma distancia de la cámara que estaréis tú y tu(s) peque(s) pintando y cambia a modo de enfoque manual para que la cámara no intente volver a enfocar mientras dispara la foto.

Pon tu cámara en modo manual:

  1. Fija una apertura suficientemente cerrada (f8 ó f11) para que la profundidad de campo sea grande y, aunque os mováis del sitio, salga nítido tanto el dibujo como vosotros (si os estáis quietos, claro 😉 ). Además, así dejamos entrar menos luz y compensamos un poco el tiempo de exposición que será de varios segundos
  2. Baja la sensibilidad ISO a valores en torno a ISO 100 ó 200. Como vamos a usar tiempos de exposición altos con una fuente de luz potente no vamos a necesitar más y así no introducimos ruido innecesario. En caso de que quieras que también se vea un poco el entorno, la habitación donde estáis, y a vosotros mientras pintáis tendrás que subir el ISO a valores de entre ISO 640 – 1000
  3. En cuanto a la velocidad de obturación (tiempo de exposición), lo mejor es poner tu cámara en el modo B (“Bulb”), de esta forma tú controlas en qué momento se abre el obturador (para empezar a dejar entrar la luz) y en qué momento se cierra (para que no entre más luz). Con este modo no tienes que preocuparte y puedes pintar con luz todo el tiempo que quieras y a tu ritmo. Si tu cámara no tiene este modo B, tendrás que fijar los segundos que creas vas a tardar en pintar lo que quieres pintar. Es más complicado así (tendrás que hacer más pruebas) pero se puede perfectamente 🙂

#3 Pintando

Bueno, llegó la parte divertida 🙂

¡Vamos a pintar con luz!

Como os decía al principio: cerrad bien las puertas, persianas, etc. y tapad cualquier posible lucecilla que haya en la habitación.

Apagad las luces y, cuando estéis preparados, abrir el obturador para empezar a dejar entrar la luz. Esto lo puedes hacer apretando el botón del disparador remoto o puede ser vuestro ayudante quien pulse el botón de disparo en la cámara.

Empezar a pintar con la fuente de luz que hayáis elegido y cuando hayáis terminado cerrar el obturador, pulsando de nuevo el botón de disparo.

Revisa la imagen en la pantalla LCD de la cámara y realiza los ajustes oportunos:

  • Si la imagen te sale muy oscura y apenas se ve el dibujo puede ser porque la potencia de tu fuente de luz no es suficiente para el tiempo que has usado para pintar -> prueba a subir el valor ISO o a pintar más despacio
  • Si la imagen te sale demasiado clara y se ve mucho del entorno (y no quieres) puede ser porque la potencia de tu fuente de luz es muy alta y/o has estado mucho tiempo haciendo tu dibujo -> prueba a bajar el ISO, a cerrar más la apertura (valores f mayores) o a pintar más rápido
pintar con luz

Haciendo pruebas… Esta imagen quedó demasiado oscura porque se tapó la luz con papel vegetal azul (varias capas) y se juntó que el valor ISO era muy bajo y el tiempo de exposición tampoco fue muy alto. Podríamos intentar mejorarla en la edición pero en este caso sería mucho más complicado que si estuviera demasiado iluminada (Datos técnicos: ISO 100, f11, 8,3 segundos)

pintar con luz

Haciendo pruebas… En esta imagen claramente hay demasiada luz. Se junto que la fuente de luz era muy potente, que el ISO no era muy bajo, y que para pintar el barco se tardó bastantes tiempo. En casos así, si te ha gustado mucho como ha quedado el dibujo podrías editar la imagen a posteriori para oscurecerla manteniendo el dibujo intacto (Datos técnicos: ISO 640, f8, 22 segundos)

Y ten en cuenta que…

si quieres que se vea a tu hijo más o menos “quieto”, intenta no iluminarle mucho mientras estás pintando y, cuando hayas terminado, antes de cerrar el obturador, asegúrate de iluminarle al menos durante unos segundos pidiéndole que justo en ese momento no se mueva

si no quieres que se te junten los trazos al dibujar, apaga y enciende tu fuente de luz mientras la mueves a otra posición (obviamente, esto sólo lo podrás hacer con linternas o similares, que tenga un botón de encendido y apagado)

si quieres escribir palabras, no te agobies con que tienes que escribirlas al revés para que se vean luego al derecho en la imagen, puedes escribirlas normalmente y luego con un programa de edición voltear la imagen horizontalmente y se verán correctamente

… si sólo tienes una fuente de luz, puedes dar un toque de color en tus dibujos tapándola con papeles traslúcidos de diferentes colores

pintar con luz

Apagando y encendiendo la linterna para conseguir un trazo discontinuo (Datos técnicos: ISO 100, f11, 23 segundos)

pintar con luz

Escribiendo normalmente podemos conseguir que en la foto se vea bien si luego la volteamos horizontalmente mediante cualquier programa de edición de imágenes (Datos técnicos: ISO 200, f11, 15 segundos)

pintar con luz

Tapando la luz con un papel celofán rojo (Datos técnicos: ISO 200, f11, 4,7 segundos)

Algunas ideas que puedes probar

  • Pintar figuras o escribir palabras y que sólo se vea el trazo, el resto todo negro
  • Pintar la silueta de tu peque. Pídele que abra las piernas y extienda los brazos y rodearle con la fuente de luz
  • Pintar alas de mariposa, corona, orejas de conejito, etc. alrededor de tu peque y al final asegúrate de iluminarle unos segundos para que se le vea un poco
  • Rodear haciendo una espiral hacia arriba a tu peque
  • Escribir el nombre de tu peque e iluminar su cara mientras él mira hacia el lugar donde estará su nombre
  • Simular una falda, capa, … sobre tu peque con glow sticks de colores
  • Dejar que el niño pinte libremente

pintar con luz

¿Te animas?

En breve llegarán esas tardes de frío y lluvia en las que sólo apetece quedarse en casa calentito, ¿verdad?.

¿Qué te parece sorprender a tu(s) hijo(s) con esta nueva actividad? Si ya es algo mayor, hasta podéis sentaros juntos antes a planear qué pintaréis, qué colores usaréis, etc. y luego os metéis en faena, dejando salir vuestra vena más artística 🙂

Si te apetece, puedes compartir tus imágenes en Instagram usando el hashtag #ClicKids. Asegúrate de etiquetarme (@patricia.becaroto) para que pueda verlas 🙂

¡Hasta pronto!

 

 

 

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR