Tal y como os conté hace unas semanas, María Montessori consideraba que el desarrollo del niño no era lineal, sino que se dividía en cuatro planos del desarrollo, con distintas características cada uno de ellos que podéis consultar aquí. Hoy vamos a profundizar en el primer plano del desarrollo, que es en el que se encuentran mis niñas, y en nuestro papel como adultos acompañantes de su infancia y aprendizajes.

En el curso online Montessorizate! hemos tenido un gran debate al respecto de que es más importante en este primer plano, ¿el ambiente preparado, la mente absorbente del niño o el adulto que le acompaña? Mi opinión es que la mente absorbente les viene “de serie” y el ambiente preparado, aunque muy importante, no es tampoco lo más esencial. Creo que lo realmente necesario y valioso a la hora de implantar el Método Montessori en casa es cambiar nuestra mirada hacia el niño. Los guías Montessori han sido entrenados para cambiar su forma de percibir la infancia, pero en el caso del hogar es distinto, pues ese trabajo personal no siempre lo hacemos, o al menos, no lo hacemos a la velocidad que crecen nuestros pequeños la mayoría de las veces.

alupe-8

¿Cual es el rol del adulto en un ambiente Montessori “casero”?

  • Debe asimilar que el niño es dueño de su aprendizaje y nosotros solo podemos sugerir o “sembrar” conocimiento o valores.
  • Debe predicar con el ejemplo, como decía Teresa de Calcuta:

    “No te preocupes porque tus hijos no te escuchan, ellos te observan todo el día”.

  • Debe hacer sentir participes a los niños de las tareas de la vida cotidiana para fomentar su autonomía y sentido de pertenencia
  • Debe fomentar un clima de comprensión, libertad, cooperación y respeto en el hogar.
  • Debe conocer las etapas de desarrollo del niño y procurar no entorpecerlo
  • Debe preparar un ambiente en el que el niño pueda desarrollarse y al mismo tiempo la familia siga estando cómoda.
  • En definitiva, debe proteger el embrión espiritual que es el niño de los cero a los tres años y nutrir  al embrión social que será de los tres a los seis.

Suena abrumador, ¿Verdad?. Y todo esto lo tenemos que hacer a la vez que desempeñamos un puesto de trabajo, cuidamos de nuestro hogar y a nosotros mismos como personas y no solo como padres. Os aconsejo sustituir todos los “Debe” por “Desea” y recordaros que para vuestros hijos sois los mejores padres que pueden existir, nunca perdáis la conexión con ellos.

Si tuviera que centrarme en  dos factores en los que deberíamos concentrar nuestros esfuerzos, serían estos:tortitas kiwi-5

¿Cómo reconocer los periodos sensibles?

La semana que viene profundizaré  al respecto, pero una de las preguntas más frecuentes que me llegan es ¿Y como sé en que periodo sensible está mi hijo/a? Y siempre respondo lo mismo, observando. Que es algo muy fácil de decir y difícil de hacer. Lo sé XD

Reserva algunos momentos del día para observar, sin juzgar, sin ninguna distracción a tu peque, una de las tareas de los alumnos de Montessorizate! es rellenar tres hojas de observaciones, respecto de otros padres, de ellos mismos y finalmente de sus pequeños. Observar sin intervenir es todo un arte, una habilidad que se desarrolla con el tiempo, que es difícil pero que merece y mucho la pena.

Video-17

¿Cómo observar sin interrumpir?

Esta es la parte más complicada, porque sin querer, sin mala voluntad sino todo lo contrario, a veces les interrumpimos y rompemos su concentración. La concentración para Montessori es algo importantísimo. No hay ningún secreto, tan solo practicar mucho la observación para poder hacerlo sin interrumpir. Un truco es sujetarse las manos detrás de la espalda, pero las interrupciones verbales son igual de perniciosas y mucho más difíciles de controlar. Es una cuestión de práctica. ¡Empieza hoy mismo tal y como hablábamos en este post para empezar con Montessori en nuestra casa! O en este sobre bibliografía de Maria Montessori.

En el curso online también hablamos de cómo hacer una presentación Montessori sin ser guías entrenados -que resumiré en “Presenta a tu manera” XD- y no deja de ser, en esencia, dividir sistemáticamente las secuencias de la actividad para que un niño pequeño las asimile, como fomentar el desarrollo de los sentidos sin tener que comprar materiales específicamente Montessori, los requisitos que debe tener una actividad para ser Montessori y como preparar el ambiente para conjugar las necesidades del niño y la familia.

El feedback que llega del curso es genial, estoy muy contenta de haber podido transmitir lo que quería y muy ilusionada de compartirlo pronto con más alumnos.

Próximamente hablaremos también del error, de los premios, los castigos y los halagos 🙂 podéis leer algo sobre ello en este post de dudas frecuentes 🙂

¿Qué dificultades os habéis encontrado como padres al respecto?

Os espero en los comentarios. Feliz jueves.

Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR