Como parte de las actividades de preescritura, preparamos a Abril una caja de sal para que dibujara letras o a nivel sensorial jugara como quisiera. Le fascinó, pero al cabo de un rato, como tenía heriditas en las manos, empezó a picarle, así que decidimos usar sémola de arroz, que tiene una textura muy parecida. Y para compensar el mal rato, echamos purpurina, que como todo el mundo sabe, quita todos los males del mundo 🙂

Nos quedó así de chulichuli 🙂

Aquí las nenas en acción. En Montessori Album tenéis más ideas 🙂

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

¡Pincha aquí!

GRACIAS

¿Conoces nuestros cursos?

Si quieres profundizar, estaremos encantados de ayudarte a progresar en el camino a unas relaciones más respetuosas.

Talleres presenciales en tu ciudad aquí.

Tambén online aquí

Pin It on Pinterest

Share This