¿Necesitas un mensaje de aliento?

Busca el siguiente número y lee tu mensaje

18

Este número es aleatorio, cambia cada vez que alguien entra en esta página, este número es único y tiene un mensaje para tí.

1
¡Por fin abrimos la escuela online!

¡Muy buenas!

Al fin he sacado un rato para contarte todo lo quería contar. Y es que los cuartos hijos no se crían solos 🙂

Hace unos meses te escribía para contarte que autocuidado también significa tomar decisiones que a priori no nos gustan. Decidí paralizar mi escuela de familias porque el esfuerzo que me estaba costando mantenerla a nivel personal familiar era inmenso. No te miento, fue una decisión muy difícil de tomar. Mucho. Dar cursos y talleres me llena, me emociona profundamente y cuando me dais vuestro feedback me siento plena y feliz. Pero el coste estaba siendo demasiado alto, más de lo que como familia (con niñas pequeñas y otra en camino) podía soportar. Decidí volver a mi trabajo, es algo que me encanta también, es cómodo, divertido y sobre todo cuando cierro la puerta, cierro mi mente. Solo trabajo allí, no es mi proyecto, un buen sueldo fijo, todo ventajas.
O no. Porque estos meses he echado de menos profundamente poder dar talleres. Profundamente. Y es que además pasa algo curioso. Al dar talleres, al estar en contacto con vosotros, físicamente me resulta cansado, pero emocionalmente, me llena de energía. El conectar con vosotros me permite, no sé muy bien cómo, conectar conmigo misma, con la madre que quiere ser (y muchas veces no soy) y con las hijas que tengo (y no con las que me gustaría que fueran, que a veces tan bien me pasa).

En definitiva, siento que me dar talleres me ayuda a respirar.

En junio tomé otra decisión, después de ciertos acontecimientos desafortunados parecía que lejos de parecer un infortunio, me estaba señalando con flechas gigantes, de luz brillante el camino, me decían “Bei, vas en dirección contraria”. Y tomé la decisión de volver a intentarlo, dedos cruzados para que esta vez funcione, sabiendo y aceptando porque no funcionó la vez anterior y teniendo muy claros los sacrificios (o más bien decisiones) que teníamos que tomar como familia. Lo plantée una vez más y, como familia, aceptamos. Me he dado de plazo un año para hacer que funcione. Espero de corazón lograrlo y si no lo consigo, seguiré feliz por haberlo intentado.

Este verano dejamos nuestra casa, mudarnos fue una experiencia transformadora en todos los sentidos. Ahora te escribo desde mi nueva casa, con un pellízco en el estómago, con ilusión y miedo a partes iguales, acabo de firmar mi excedencia, así que como dicen esos pellizcos de sabiduría que a veces se ven en redes sociales

“Si te da miedo, hazlo con miedo”.

Si quieres que compartamos dudas y café, en la sección “Talleres” tienes todos los que voy a dar. Tres de ellos ya están completos.

Si  por tus circunstancias prefieres online, la escuela abre ya. Los cursos online tienen un descuento del 25% con el código ESTAMOSDEVUELTA25 valido hasta el día 8/10 para celebrar que estamos de vuelta : )

El grupo de lectura

Si ahora no es tu momento, pero tienes mi libro y quieres hacer un grupito de lectura, aquí tienes el enlace para poder apuntarte al primero (ese que tenía que haber estado organizado en abríl, pero más vale tarde que nunca, me digo, junto con hecho es mejor que perfecto, van a ser mis mantras en esta nueva aventura).

Estoy deseando trabajar contigo,

Un abrazo gigante,
Bei

Nos vemos en octubre 🙂

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

¡Pincha aquí!

GRACIAS

¿Conoces nuestros cursos?

Si quieres profundizar, estaremos encantados de ayudarte a progresar en el camino a unas relaciones más respetuosas.

Talleres presenciales en tu ciudad aquí.

Tambén online aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest