fbpx

El otro día os compartí el pódcast en el que mis hijas hablan de cómo descubrieron la “verdad” sobre los seres mágicos de la navidad, como se sintieron, algunos detalles divertidos y en lo que pusieron el foco. Nuestra postura fue no negar, no alimentar (que es ligeramente diferente al ni confirmo, ni desmiento, porque cuando llegó la pregunta respondimos con la más absoluta sinceridad)

Hace muchos años compartí un post, que fue tan polémico como apreciado a partes iguales, y titulé “Sobre la Navidad, Montessori y la magia”, en el que os contaba como lo estábamos haciendo nosotros, porque muchas personas me habían preguntando. Tengo que reconocer que algunos de los comentarios que recibí ese y los años siguientes me desalentaron bastante, cuando intentas hacer cosas diferentes a las del resto, quizás puedas estar pensando que haces algo mal. Yo tenía claro cuál era mi sentir, cómo y para qué lo hacía, con qué propósito y objetivo, pero en ocasiones recibí comentarios tan duros que me hicieron dudar de si era la correcto.

Hoy, seis años después de ese post, ya puedo contaros que todo está bien, cuando la intención es que sea una fiesta, y como es así, lo más importante es escucharnos para decidir que queremos hacer, porque cuando hay benevolencia, ellos y ellas lo van a entender y lo van a transitar con mucha más facilidad que nosotros, que recibimos chantajes y amenazas, o incluso castigos.

“Haz como quieras con el Papá Navidad, él es algo pasajero, pero si mientes en cosas religiosas reales, ofendes el alma del niño. Sé muy, pero muy cuidadoso, sé sincero y no juegues con los niños ni con los jóvenes usando estos temas a la ligera”
María Montessori

.

Esto de dar consejos yo ya lo estoy dejando, así que voy a compartiros doce reflexiones, que no consejos, por si os son de utilidad:

  1. Parece buena idea confiar en el proceso, confiar en vuestro vinculo, confía en su esencia, confiar en que todo estará bien y que si en algún momento no lo está, podrás darte cuenta
  2. María Montessori siempre decía “sigue al niño” – y niña- y creo que esta máxima es aplicable en cualquier circunstancia, por eso es tan importante la observación.
  3. Tomar decisiones desde el miedo no suele traer los resultados esperados, ¿qué tal decidir desde el amor? Es decir, seguir nuestra intuición, hacer lo más generoso que podamos hacer y confiar (en vez de temer) y actuar desde el amor incondicional suelen funcionar mejor.
  4. Ya no eres una niña, o un niño, ya no tienes que camuflarte para agradar, tomar decisiones desde nuestra autenticidad es el compromiso más grande que podemos hacer con nuestro niño/a interior
  5. Tampoco es necesario que sigas las tradiciones de los demás si no quieres vivirlas (si quieres, bienvenida sea la fiesta), podéis crear las vuestras propias como familia, que os ayudaran a fortalecer el vínculo.  
  6. Si no estás a gusto, no es lo que necesitáis, esto vale para todo en la vida. Respetar las necesidades de todos incluye respetar las tuyas también.
  7. Si tienes dudas, ¿qué tal pensar en lo que más te gusta de la Navidad? ¿y a tu pareja si tienes? ¿y a los peques? ¿qué tal buscar propuestas e ideas desde ahí?
  8. Si piensas en tus momentos favoritos de la Navidad de tu infancia, ¿qué recuerdas? Seguramente esté lleno de compartir, disfrutar en familia, canciones, bailes, chistes y risas. Cuando nos centramos en agradecerlo, es más fácil que tomemos decisiones que nos cuiden.
  9. Ante el entorno, ¿qué tal darles reconocimiento, enfocarnos en las fortalezas de nuestra relaciones y empatizar -de verdad, no de postureo? ¿Y qué tal usar el sentido del humor cuando empiecen a cruzarse líneas rojas? Mi ya mítico «Eso era en tus tiempos…»
  10. Si empiezan las preguntas incómodas, puedes pensar en para qué no estás siendo honesto, las preguntas de curiosidad, hacia los peques y hacia ti mismo/a pueden serte de mucha utilidad
  11. La navidad desde el punto de vista Montessori no tiene tanto que ver con prohibir sino con exponer a los peques a la cultura y las tradiciones de nuestro entorno, darles sentido y propósito, muy alineadas con los ritmos de la naturaleza
  12. Y por supuesto no solo en nuestro entorno, también en otras provincias, países, culturas, al igual que en otras religiones. Podéis incluso añadir las tradiciones que os gusten a vuestros rituales navideños.  Para estos dos últimos puntos, quizás te sea útil lo siguiente

El origen de las tradiciones de Navidad contado a los ninos

Cuento de Navidad: La noche magica

ENTREVISTA: Sol invictus: Dando sentido a nuestra Navidad

 

 

Hace un par de años, grabé este video con Jessica de Rejuega, aquí podéis ver el post y aquí os enlazo el video

Hace dos años, fueron las primeras navidades con las mayores ya sabiendo TODO, pero yo estaba un poco a la expectativa… Te comparto el proceso por aquí, lo mejor: vuestras experiencias 🙂

 

Pero el año pasado fueron las primeras navidades en nuestra casa, con la profunda tranquilidad de que todo estaba bien, lo conté aqui:

Una Navidad más honesta con los niños- cinco años después

Hubo algo de polémica en redes por mi respuesta a la pregunta “¿Y qué pasa si lo dicen a otros niños que si creen?⁣⁣⁣⁣”, pero en general fue bien recibido, yo os rescato este trocito (pero os recomiendo leer todo el post)

Todo está bien cuando hay amor y honestidad. Si lo has vivido como un regalo, como un juego organizado para hacerte feliz, cuando no ha habido chantajes, solo ha habido magia, quieres ser parte del juego siempre, quieres pertenecer y contribuir, y quieres hacerlo muy bonito porque es tu forma de dar reconocimiento y agradecer a todos los que te lo hicieron bonito a ti.⁣⁣⁣
⁣⁣⁣
Hace un tiempo, cuando yo me sentía un poco insegura por haber elegido desde mi sentir algo contrario al sentir del resto de la gente, y me invadía la incertidumbre y el miedo a dañar, me encantaría que alguien me hubiera dicho, “mira, los niños y las niñas son pura luz, hagas lo que hagas, si eres honesto con tu sentir, estará bien <3⁣”

Y así es. Hoy nos hacíamos regalos de los unos para los otros, para continuar celebrando que vuelve la luz poco a poco. Llevaban semanas emocionadas con el “le gustará a mi hermana mi regalo” que concluían con un “si le hemos puesto amor, le gustará seguro”. Y hoy esa emoción en sus ojos cuando su hermana abría el regalo que había escogido con mucho mimo ha sido <3⁣ ⁣
Y como parte de nuestra cultura, siguen -y sigo- jugando al juego de la Navidad, sigo dejando una sorpresita mientras me pregunto cuanto tiempo seguirán poniendo zanahorias para los renos y galletas para Papá Noel, porque a Vega le va a hacer ilusión, y a ellas mismas un poco también, especialmente porque saben que me lo como yo XD. Y me abrazan y me dicen gracias por todo esto mamá <3⁣ y en ese gracias hay tanta ternura que me siento profundamente agradecida por haber logrado conciliar honestidad -la mía- y magia♥️

Porque eso es lo que más les gusta del día de hoy, que sigue habiendo magia, que seguimos jugando al juego de Papá Noel como cuando eran pequeñas y empezaron a jugar, a pesar de que yo nunca les dije que jugáramos a ese juego, lo acompañé. Y lo sigo acompañando y eso me hace tener presente a mi niña interior 🙏🙏🙏.⁣

Espero que este post sea recibido desde el lugar de benevolencia, paz y gratitud desde el que lo escribo y que quede claro que para mi todas las creencias que preserven el cuidado infantil (es decir que no incluyan chantajes, castigos y amenazas) son absolutamente validas.

Esta es solo nuestra forma, lo importante es como vas a crear la vuestra 🙂

¡Muy feliz navidad!

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

Bei M. Muñoz será responsable por tus datos, se enviarán a Mailrelay, para enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos. Tienen sus servidores en Estados Unidos y están suscritos al protocolo Escudo de Privacidad. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer cualquier derecho que tengas relacionado con la protección de tus datos según se describe en mi política de privacidad.

 

Pin It on Pinterest

Share This