Encontré esta idea en el blog de Happy Hooligans, súper recomendable y lleno de ideas divertidas para hacer con los niños. La idea es sencilla, consiste en poner un poco de pintura y esparcirla, no con las manos, ni pinceles, ni esponjas, sino con un cascabel (por aquello del espíritu navideño, pero pueden servir pelotas pequeñas en otra época del año). 

Abril se lo paso en grande y cada vez que viene una caja (gracias Amazon) quiere repetir. Emma se partía de risa, viendo como Abril agitaba el cuerpo entero. Creo que también comió pintura. Pero no mucha. Creo 😀
Es ideal para explorar la pintura para niños a los que no les gusta mancharse mucho las manos 🙂
Esparcimos un poco de pintura
Ponemos los cascabeles
Cerramos con wasitei
Agitamos enérgicamente (si movemos mucho el pelo la hermanita se ríe más aún)
 Abrimos la caja
Repetimos la operación
Fácil fácil

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

¡Pincha aquí!

GRACIAS

¿Conoces nuestros cursos?

Si quieres profundizar, estaremos encantados de ayudarte a progresar en el camino a unas relaciones más respetuosas.

Talleres presenciales en tu ciudad aquí.

Tambén online aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This