Esta receta de plasti casera la encontramos en el blog de Imagination Tree, un blog estupendo, con muchísimas ideas para hacer con los peques.


Las ventajas de hacer nuestra propia plastilina son innumerables, los niños aprenden también el proceso de como se hace, es comestible (ideal para hermanos pequeños o niños que aún están en una fase muy oral) y es fácil y económica de hacer (y como es tan fácil de sustituir, no importa si mezclan los colores…)



Necesitamos:

  • 2 tazas de harina 
  • 2 cucharadas de aceite vegetal (girasol, oliva….)
  • 1/2 taza de sal
  • 2 cucharadas de cremor tártaro (en tiendas de galletas y fondant)
  • Hasta taza y media de agua caliente (echándola a poquitos hasta que consigamos la textura adecuada)
  • Opcional: aceite esencial, colorante alimentario y unas gotas de glicerina

El proceso es el siguiente:


  1. Mezclamos la harina, la sal, el cremor tártaro y el aceite en un bol grande.
  2. Añadimos el agua caliente a poquitos
  3. Removemos y removemos hasta que nos quede la consistencia adecuada, un poco pegajosa
  4. Si tenemos, añadimos la glicerina y el colorante alimentario (éste también lo podemos agregar una vez reposado, dividiendo la masa previamente en varias partes)
  5. Dejamos que repose y se enfríe, y entonces lo amasamos con nuestras manos. Sin prisa, cuanto más amasemos, mejor quedará la masa. Si quedara muy pegajoso, podemos añadir más harina.

Esta actividad es ideal para hacer con los peques, teniendo cuidado con el agua caliente, pues es un ejercicio estupendo de psicomotricidad fina. En nuestro caso, preparamos todos los ingredientes y le explico a Abril la receta una primera vez, y después la voy guiando si veo que se despista. Para remover utilizamos una cancioncilla “removemos, removemos, paramos” porque hay veces que de tanto remover se vuelve un poco loquita y se hiperactiva 🙂 Si además tienen ya interés por la lectoescritura, se puede escribir previamente la receta.


Para conservarla podemos utilizar un tupper, se quedará gustosita y fresquita durante semanas.  

Aquí la tigri chiquitina explorando sin riesgo 🙂



Si los peques van a utilizar purpurina, es muy útil tener la plasti cerca para absorber el exceso (purpurina y exceso son palabras que nunca van juntas para las tigris jeje). ¿Y para los vuestros?

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

¡Pincha aquí!

GRACIAS

¿Conoces nuestros cursos?

Si quieres profundizar, estaremos encantados de ayudarte a progresar en el camino a unas relaciones más respetuosas.

Talleres presenciales en tu ciudad aquí.

Tambén online aquí

Pin It on Pinterest

Share This