fbpx
En casa tenemos una herramienta que nos encanta que tod@s los miembros de la familia nos sintamos escuchad@s, valorad@s y tenidos en cuenta: las reuniones familiares.
Y además, es la herramienta más barata que te puedas imaginar 😅. Solo necesitas cambiar la mirada. Cambiar ese “siempre ha sido así” por un “¿y si pudiera ser de otra manera?”

Es una herramienta que nos brinda la Disciplina Positiva para fortalecer nuestras relaciones familiares y que a nosotr@s en casa nos da muy buen resultado.
Cuando empezamos a hacerlas no tenían ningún ritual ni periodicidad concretas. Pero con el tiempo hemos ido adaptándolas a lo que nos gusta y ahora son pequeñas y deliciosas ceremonias que disfrutamos una vez a la semana y siempre que lo consideramos necesario, de forma extraordinaria (te dejo en las imágenes el formato que proponen Jane Nelsen y Lynn Lott. Nosotr@s ahora lo hacemos así, pero podéis adaptarlo como mejor os vaya 🙏).
Y para organizarlas, usamos 3 reglas que creemos que son importantes para que tod@s podamos sentirnos bien antes y durante y después:
Nadie está obligado a participar,  sí a seguir las normas que se hayan acordado en ellas.
Cualquiera puede entrar y salir en cualquier momento si se aburre.
Nos comprometemos (sobre todo los adultos 😅) a seguir los acuerdos que se tomen DURANTE UNA SEMANA (o hasta la siguiente reunión, si vosotros preferís otra periodicidad).
Lo más importante es que no las instrumentalicemos para, es decir que no las usemos para controlar. Este verano hice un reto de reuniones familiares en pequeños pasos y fue un éxito, no por las personas que lo hicieron sino por las personas que dejaron de hacerlo porque se dieron cuenta de que estaban en modo control y no cooperación…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta herramienta nos permite compartir nuestras opiniones e inquietudes y a la vez sentirnos escuchad@s, valorad@s y tenidos en cuenta. Así que todas las semanas (y cuando creemos que lo necesitamos también) hacemos una. Estos son los pasos:

  1.  Agradecer y apreciar: Pensamos algo positivo de cada miembro de la familia, lo verbalizamos y agradecemos por ello y por el esfuerzo de los demás.
  2. Evaluar: revisamos si las soluciones propuestas en la reunión anterior han funcionado como esperábamos y si hay que cambiar alguna.
  3. El orden del día: tenemos una agenda en la que vamos escribiendo lo que cada un@ quiere llevar a la reunión. Cuando no sabían escribir, le pedían a un mayor que lo haga por ell@s. Y seguimos este orden para expresarlas:
  4. 1. Expresa sus sentimientos, sin juicio ni culpa. “Yo me siento”, en vez de “tú has hecho”. 2. Se anima a los demás a debatir (sin gritos ni violencia, claro) el asunto.
  5.  Hacemos brainstorming para buscar soluciones, TODO SE APUNTA, descartamos las imposibles y buscamos el consenso, la votación o la que el que propone el tema elija.
  6. Planificar una actividad divertida para hacer durante la semana. Puede ser jugar juntos o ver una peli en familia, y no tiene que ser para ese momento.
  7. Para levantar las sesión, nos dedicamos un tiempo en familia (no como premio), como por ejemplo, prepararnos la merienda o pasear un rato.

¿Qué os parece esta herramienta? ¿La utilizáis en casa? ¿Qué tal os va a vosotr@s?

 

¡Espera un momentito!

Suscríbete a la newsletter para descubrir contenido exclusivo y ser de las primeras personas en enterarte de todo lo nuevo 🙂

Bei M. Muñoz será responsable por tus datos, se enviarán a Mailrelay, para enviar boletines con información, novedades, promoción de productos y/o servicios propios o de terceros afiliados quienes me aseguran cuidar tus datos personales, no cederlos a nadie, y respetar todos tus derechos. Tienen sus servidores en Estados Unidos y están suscritos al protocolo Escudo de Privacidad. Podrás darte de baja en cualquier momento y ejercer cualquier derecho que tengas relacionado con la protección de tus datos según se describe en mi política de privacidad.

 

Pin It on Pinterest

Share This