Nostalgia, café y juegos de mesa

Muy buenas a todas y todos, vuelvo por aquí, aunque no sé si para quedarme. Lo único seguro que tengo es que me he levantado literario y nostálgico…tan nostálgico que me he levantado cantando “Video killed the radio star”, no os digo “ná”, una canción de principios de los 80 que seguro conocéis…vamos, me juego el cuello que habéis cantado al ver el título XD.

Me dijo Bei el otro día que había personas en Instagram que me echaban de menos, yo también, la verdad, y he estado muy liado y desconectado. Ahora, con las vacaciones, parece más sencillo…o no…

En fin, a lo que vamos, que me lío (¿no habíais echado de menos esta expresión?), hoy me he levantado nostálgico y me he acordado de cuando empecé en esto de los juegos y me gustaría compartirlo, parafraseando a la dueña del blog, con un café, XD.

Si estuviéramos tomando un café no empezaría por el principio, no iría al turrón, os hablaría primero de un par de talleres de juegos de mesa que he hecho este año en el colegio, lo sé, no es novedad, llevo 3-4 años haciendo algo parecido, pero los alumnos cambian y la experiencia cambia con ellos. Te encuentras alumnos que lo disfrutan, te encuentras alumnos que no quieren jugar (ni hay que obligarles) y te encuentras alumnos que no suelen participar en el día a día y se vuelven locos cuando sacas los juegos de la bolsa o cualquier cosa que sea diferente a ese día a día. No sé, da que pensar, hay pocos padres que jueguen, hay muchos chicos y chicas que se han saltado la infancia y, por supuesto, tenemos un problema muy grave si nos preguntamos por dónde va la educación formal si no atendemos a esos alumnos que están desconectados durante todo el año. No quiero polemizar, solo lanzar estas reflexiones para que vosotros y vosotras podáis juzgar libremente.

Si estuviéramos tomando un café os contaría que este año he sido tutor de prácticas de una alumna del Máster del profesorado que me eligió por mi gran experiencia y sabiduría… mentira, pasaba por ahí y mi horario era muy como para que esa persona pudiera asistir. No, es coña (espero que se entienda), ha sido una oportunidad bestial, ha aprendido ella, he aprendido yo y han aprendido nuestros alumnos. Creo, sin equivocarme, que los chicos y chicas que conocieron al sol de persona que he tenido la oportunidad de tutorizar se han llevado un trocito de ella para siempre y eso les enriquecerá.

Si estuviéramos tomando un café os diría que a principios de este mes he asistido a un congreso sobre educación y neurociencia en la URJC, no me apetecía mucho y Bei me convenció, cosa que te agradezco porque escuchando experiencias ajenas se aprende más que leyendo un libro. Os diría también que en la primera ponencia ya nos sentimos muy arropados por la organización al vernos ir con Lola (es un salvoconducto espectacular, XD), y que ese mismo día nos echaron (metafóricamente) a todos del congreso porque si estábamos allí era porque nuestra mirada hacia la educación ya había cambiado y no necesitábamos todo lo que nos iban a contar…que no lo digan dos veces, que somos profesores y estamos en julio XD. Al final nos quedamos, nos puede el interés y el respeto por las personas que han montado este chiringuito y por los grandes ponentes. Por cierto, y esto os lo digo en bajito, asistí en el mismo congreso a un taller con David Calle y me lio para grabar un trocito de un video sobre lo romanos…creo que le molé.

Si estuviéramos tomando un café os contaría que muchos días se me están haciendo cuesta arriba, ser padre a tiempo completo es un marrón de la leche, no paras y crees que nunca haces suficiente…a la mierda autocuidado y a la mierda DP, “si no recogéis el salón van los juguetes a la basura…” “Dios, soy mi madre”. Menos mal que está Bea y me recarga las pilas, me recuerda dónde estamos y me ayuda a centrarme.

Y si estuviéramos tomando un café os contaría de qué va eso de la nostalgia y qué relación tiene esto con los juegos de mesa, que de eso va esta sección. Últimamente estamos jugando un poco más, que teniendo en cuenta que llevábamos meses sin jugar no es difícil que lo hagamos, hemos aprovechado findes en el pueblo y las siestas de Vega y hemos trasteado con un “Aventureros al tren”, un “Splendor” o un “Faraón oh-oh”, que ha sido una de las últimas adquisiciones. Cuando no estamos jugando y saco un rato aprovecho para tareas de mantenimiento de los juegos, en las que en ocasiones me ayuda Abril, como enfundar cartas para protegerlas o traducir algún juego que tengo en inglés (el año pasado fue Fresco -para que luego lo sacaran traducido, XD- y este año le ha tocado el turno a Last Night on Earth) Y en estas andaba yo con las “funditas” cuando cogí uno de los primeros juegos modernos que tuve y por el que me reenganché a esto de jugar a juegos de mesa, un juego que, curiosamente, cuando jugué por primera vez lo hice con la copia de un amigo que para nada era habitual de los juegos de mesa, un juego basado en las novela de Ken Follett que editó Devir hace unos años y que se titula igual que su libro, “Los pilares de la tierra”. Hoy esto no es nuevo, Devir sacó una expansión para dicho juego, después editó “Un mundo sin fin” y, recientemente, “Una columna de fuego”, además de tener más juegos basados en obras literarias, no obstante, cuando salió “Los pilares de la tierra” era algo más raro.

Es un título que quizás sea difícil de encontrar (hay una versión de cartas que sí puede estar en alguna tienda) pero os lo recomiendo porque es un juego sencillito y muy útil para enganchar a no jugones o, incluso, empezar con los peques de 7-9 años porque no es para nada complejo. Es un eurogame de colocación de trabajadores y gestión de recursos…qué raro en un eurogame, XD, que se ubica en el entramado de la novela de Follett ya que lo que estamos construyendo a lo largo de la partida es la catedral y nosotros somos los maestros constructores, y es aquí donde empieza la inmersió.

¿Qué vais a encontrar? Un tablero (coño, tiene lógica), cartas de eventos, ayuda y maestros artesanos, y madera (cubos de madera para los recursos, madera para los meplee de los trabajadores y los maestros constructores y madera para las piezas de la catedral que marcará la ronda en la que estamos)

La mecánica es muy sencilla, cada jugador elige un color y coge los trabajadores y los maestros constructores de un mismo color, coge unas cartas de maestros artesanos de inicio de partida y se colocan los recursos en cada zona indicada del tablero junto con las cartas de nuevos artesanos que pueden contratarse. Acto seguido cada jugador introduce sus maestros constructores dentro de una bolsa oscura y se mezclan para sacar cada uno al azar. Esto va a marcar el orden de turno y, por lo tanto, va a marcar quién lleva primero a sus trabajadores a las distintas localizaciones y se beneficia de dichas localizaciones en forma de dinero, trabajadores extra, eventos, recursos o nuevos artesanos. Es curioso, este sistema me suena de más juegos y últimamente lo he visto en Fresco y Viticulture, en los que los turnos no se marcan al azar, sino que son los jugadores los que deciden colocar a sus trabajadores en un track de horario para ver si se levantan más tarde o más temprano y, por tanto, se benefician de unas cosas u otras.

En este caso, al ser al azar puede que te toque hacer cosas para las que no tienes dinero, bueno, siempre puedes pasar para que más tarde te salga más barato, pero también peligra el hecho de que te quedes sin el espacio donde esperabas colocar a tus maestros constructores…siempre te quedará ir a recolectar algodón, no es la leche, pero te aporta tantas monedas como trabajadores mandes.

Ya hemos sacado a todos los maestros y colocado a todos los trabajadores donde queríamos o podíamos, bien, ahora toca realizar las acciones propias de cada parte del tablero: llevarte los recursos, contratar, obtener cartas de ayuda o dinero. Y al tener todo esto hecho toca meterse en la chicha del juego, coge todos los recursos que has recolectado y llévaselos a tus maestros artesanos para que los conviertan en dinero o puntos de victoria (¿puntos de victoria? ¿en un eurogame? ¡qué raro!) Recolecta tu dinero y tus puntos de victoria y la ronda ha terminado, ahora toca colocar una nueva ficha de la catedral (que hace muy visual la construcción de la catedral) y comenzar una ronda nueva.

¿Cosas que me gustan?

  • Aunque es un eurogame, que suelen poner las mecánicas por encima de la ambientación, en este caso la ambientación se mantiene con los personajes que aparecen y las piezas de la catedral, que lo hacen muy visual.
  • Los artesanos con los que empiezas no son con los que acabas, lógico y necesario si quieres aumentar tu puntuación.
  • El arte del tablero y las cartas me encanta.
  • El azar que, aunque para algunos puede ser una handicap a la hora de establecer estrategias, a mí me encanta combinar ambas cosas porque hace la experiencia más real. Nadie vive solo de sus estrategias, hay que saber actuar cuando pasa algo que no habías previsto.

Y ya está, la verdad, no es gran cosa en cuanto a complejidad y es el juego al que más cariño tengo. Como es la nostalgia, ¿verdad?

Y hasta aquí el café de hoy, si vuelvo ya os enteraréis, supongo XD. Mientras tanto, comentad que os leeré y me contáis que os ha parecido esta vuelta y si recordáis algún juego con nostalgia y por qué.

Un saludo 😀

Las fotos no me las ha podido editar, Bei, lo hará pronto (dice XD)

PD. Mientras salía el post, en Instagram preguntaron:

  • Mis cinco favoritos
  • Cómo iniciar a los niños/as
  • Juegos para cuatro años
  • Juegos para dos-tres años
  • Juegos para menores de dos años
  • Juegos para jugar en familia y en pareja
  • Juegos para cinco-ocho años
  • Trabajar la memoria y la lógica
  • Cómo trabajar con los alumnos/as
  • Donde compramos los juegos
  • Mis favoritos de viaje

Intentaré responder pronto. Mientras me pongo con ello os dejo los siguientes post antiguos.

El recopilatorio definitivo de juegos de mesa cooperativos

Juegos de mesa para jugar en pareja

10 juegos de viaje para niños y adultos {Juego de tronas}

Juegos de viaje y viajes de juego

Juegos de mesa para peques y mayores para esta navidad {Juego de Tronas}

20 Juegos de mesa para regalar en Reyes {JdT}

 

 

 

Macho Alfa

Macho Alfa

Profesor de secundaria empeñado en cambiar la educación a través del corazón y los juegos de mesa. Podéis verme en Tigriteando y en YouTube (juegodetronas)
Macho Alfa
SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies