Seguimos con nuestra serie de post sobre Montessori para bebés. A los niños a partir del año de vida se les llama Toddler en inglés, en español no hay un término equivalente para expresar estaa edad caracterizada por ese andar tambaleante, pero Claudia, de EntreMamas, los llama deambuladores. Y con ese término nos vamos a quedar, para que no os quejéis que uso muchos anglicisimos 🙂 ¿Qué necesita un deambulador? Necesita perfeccionar su capacidad de movimiento, ampliar el lenguaje y seguir desarrollando la motricidad fina. Además está en un periodo sensible para utilizar pequeños objetos (que sean lo suficientemente grandes para evitar atragantamientos). Les encanta escuchar y mirar, manipular objetos (cogerlos, tirarlos, chuparlos, agitarlos) y todo lo que implique acción (caminar, correr y trepar), así como hacer cosas por si mismo y explorar el mundo que le rodea. Y en torno a eso, al igual que en el artículo anterior vamos a organizar las actividades:

  •  Desarrollo psicomotor fino

– Podemos seguir usando todas las opciones de la etapa anterior (La cesta de tesoros, un tablero sensorial con distintas texturas, una caja de telas de distintos tipos y tramas, sonajeros o botellas de sonidos, al agitarlas hacen ruido y Juegos de quitar y poner). El arenero seguirá siendo el must de esta etapa.

– Proporcionale juguetes poco o nada estructurados (un tren, una pelota, una coche, una muñeca de trapo,…) para que pueda jugar y manipularlo sin frustrarse. Es muy útil rotar los juguetes para ahorrar espacio y para evitar que pueda aburrirse de ellos antes de exprimir todas las posibilidades qu ofrece

– Puzzles sencillos con pomo. Es muy efectivo dejar las piezas en una cesta para que les llame más la atención. El otro día vi como una mamá había clavado chinchetas en todos los puzzles a modo de pomo. Una idea estupenda, simplemente hay que revisar periódicamente que no estén sueltas las chinchetas para evitar accidentes.

– Una cesta de pelotas, para explorar, estrujar, chupetear, lanzar, encestar,… Lo ideal es que sean de diversos tipos, formas, colores y tamaños.

– Una torre de 3-5 cubos para que la forme (no tiene porque ser una torre, podrían valer objetos que tengamos por casa y sean suscepibles de apilar, como los tupper vacios)

– Jugar al juego de los papelitos: Romper papel en trocitos y echarlos en una cesta arrugados

– Tener siempre a mano una caja con distintos objetos (que pueda usar para vaciar y llenar)

– Meter objetos pequeños por una ranura (una hucha por ejemplo)

– Sacar e introducir objetos de un bote (como un pañuelo por un bote con ranura o para los más pequeñines un rollo de wc)

 

  •  Desarrollo psicomotor grueso

Al igual que en la etapa anterior, podemos esconder un objeto pequeño para que lo encuentre, Jugar al escondite y al pilla pilla gateando, ofrecer un rodari,…
– Ofrecerle una moto, un triciclo, un correpasillos o una bici piwi
– Juego de pistas por el suelo para que se agache y se incorpore.
– Búsqueda del tesoro, con un objeto que le guste o varios, ideal si colaboran los hermanos
– Ofrecerle un espacio seguro para poder trepar y escalar
– Empujar un carrito de muñeca, de la compra, carretilla poco pesada,…

 

  • Autonomía: 
 En este momento, especialmente de los 15 a los 18 meses, el bebé empieza a tener un especial interés por hacerlo todo sólo. Si no habéis practicado BLW, empezará también a querer usar los cubiertos y alimentarse por si mismo, querrá vestirse solito, etc. La frase preferida de Abril con 16 meses era “yo zolita” jejeje. En este momento hay que buscar el equilibrio entre permitirle esa búsqueda de autonomía tan necesaria e intervenir en el momento justo para evitar un estallido de frustración. Respetar siempre sus gustos y preferencias en la medida en que no perjudique la salud e integridad física de los demás y de él mismo, es primordial.
  •  Lenguaje y desarrollo social

– Podemos seguir con las mismas actividades de la etapa anterior (Decirles las partes del cuerpo, los nombres de objetos de una cesta, leerles un libro, ofrecerles instrumentos musicales, cajas de permanencia, y seguir con actividades de gracia y cortesía).

– Ofrecerle cepillo, fregona y demás utiles de limpieza para que pueda imitar las labores que hacen los mayores en casa y actuar en consecuencia cuando se produzca un accidente (por ejemplo, leche o zumo derramados).

– Desarrollo sensorial: El deambulador está especialmente interesado por los sonidos y por los sabores, se pueden empezar a realizar actividades sensoriales con ellos, ofrecerle telas para tocar y darles el vocabulario; relacionar los sonidos de los animales con su animal, ofrecerle 4 botellitas con distintos gustos para que pruebe, etc.

– Y mi favorita también en esta etapa, seguir comiéndotelo a besos hasta que se parta de risa ( y se deje)

Si os ha gustado, compartid y/o dejadme un comentario bonito! ¿Qué actividades hacéis con vuestros deambuladores?

Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies