Pues eso, que os debo un café, no es que me sienta obligada, pero sí que en parte siento algo de responsabilidad por este hijito que el blog y con el que últimamente no me entiendo bien. En Disciplina Positiva tenemos una tabla, la de las metas equivocadas, y yo me siento en el recuadro de ineptitud asumida con él. Los que me seguís en redes sociales ya me habréis leído, pero no todos estáis allí, así que esto va para vosotros y bueno también para todos. Así que tomad vuestra tacita que ahí vamos.

Ayer estaba en clase de yoga con Abril y me acordé de esta frase que es de Buda (creo). Refleja también como me siento ahora mismo…

“Al final de tu vida solo tres cosas importan: lo mucho que amaste, lo bondadoso que fuiste y la gracia con que dejaste ir lo que no era para ti”.

Cuando no te soportas en la crianza sueles estar siendo demasiado firme, y cuando no soportas a tus hijos (igual no es políticamente correcto decirlo así, pero por mucho que me digan que busco contentar a todos, ya sabéis que de políticamente correcta no tengo mucho, lo que hago es no juzgar a otros padres, que es totalmente distinto), es que has puesto pocos límites, así que lo que he hecho yo con el blog, que es otro hijito, es poner más límites y más firmes antes que deje de soportarlo del todo.

Desde que Vega empezó a dormir menos tengo menos tiempo para el blog, eso es cierto, pero es que además no me apetece. No me apetece por muchas razones, pero se pueden resumir en una, el mundo de las redes sociales están llenos de odio. Están los haters de los que ya os he hablado muchas veces, así que no me voy a repetir. Me habéis preguntado si es por una persona en particular que ya muchos sabéis quien es y no, no es por ella, no le doy una categoría de hater especial, contribuye al problema porque es muy repetitiva, cansina dirían mis sobrinos, pero nada más, el tiempo lo pone todo en su sitio, también a los que mirando hacia otro lado legitiman estos comportamientos  (no va por nadie en concreto, a quien se lo tenía que decir ya se lo he dicho y he tomado acciones al respecto). Realmente fue como la gota final de este goteo malayo que es tener un hijo. Porqué todo el mundo tiene derecho a decirte lo que piensa, sin filtros, y cuando tú reaccionas, y no les gusta lo que respondes, entonces es que eres una borde y no toleras las opiniones de los demás (cuando no borro comentarios,, yo no sé que entiende la gente por respetar, quizás agachar la cabeza y pedir perdón por respirar o decir algo como “Oh dios mio no sé como he podido vivir todo este tipo sin que me dieras tu opinión sobre mi familia, a partir de ahora mismo haré lo que me dices”). Cuando dije hijo quise decir blog, seguro que habéis empatizado mucho conmigo XD

Puse una foto de mis hijas jugando con su padre (ya me puede no gustar al juego al que juegan que no intervengo, ¡es su padre y es su juego!) y me dijeron que hacía apología de la violencia (jugaban a mojarse con pistolas de agua), otra contando lo que le dijeron las niñas cuando empezó con la media jornada  y me dijeron que era horrible que unas niñas hablaran de dinero, qué menuda educación las estábamos dando y que no tenían edad (los desconocidos conocen mejor a tus hijas que tú, es mágico, deberíamos educar a los hijos de los demás XD), el día de Navidad compartí una foto de Abril en la que no le había traído lo que había pedido (se lo “trajeron” los abuelos)  y se burlaron y dijeron que les daba mucha pena mi hija que la estaba dañando con mis extremismos y que si no quisiera que opinaran los demás de mi vida que no pusiera fotos públicas ( o mejor que no hubiera tenido hijos XD). Ah y cuando conté una gestión de una rabieta de Abril (esperar a que se calmara en vez de castigarla) me dijeron que ella era una anormal – cinco años- y yo una zumbada y que no había pruebas de que estos “métodos” nuevos dieran resultados (igual si que hay que pruebas de justo lo contrario XD). Y que que caro es esto y esto otro (Imaginad si algunos padres que no trabajáis en educación os sentís frustrados porque no podéis llevar a vuestro hijo a un determinado colegio, como nos sentimos nosotros que hemos podido trabajar en centros de otro tipo en mi caso y ve constantemente las consecuencias de este sistema obsoleto en el caso de MA…) ¡Ah! y que creo necesidades a los demás porque me regalan cosas que ellos no pueden comprar (lo que yo hago es ayudar, hacerle a favor a otras personas de darles publicidad gratis porque creo en sus proyectos artesanos y familiares y quiero apoyarlos de la forma en la que puedo y se).  Podría seguir hasta el infinito y más allá., pero creo que se me entiende.

En absoluto pienso que publicar una foto en una red social le de permiso a nadie para juzgarme, igual que no pienso que nadie tiene permiso para juzgar a nadie por como decida vestirse, acostarse o llevar los sobacos sin depilar. Nos juzgamos porque nos han educado así, de forma mierdera, en el odio, en la crítica, en el error como sinónimo de culpa y en el uso del control para relacionarnos con los demás. Y lo entiendo, y puedo intuir de donde vienen las carencias de los demás y porque reaccionan, pero no lo permito. Porque es maravilloso ser amable y es mejor ser amable que tener razón, pero no podemos bajo ningún concepto dejar de ser amables primero con nosotros mismos y eso implica poner límites, así que no, no lo permito. No lo permito porque no es respetuoso para mí y ese no es el ejemplo que quiero dar a mis hijas. Lo sé, por cada comentario desalentador, hay mil de ánimo, pero es que se va mucha energía en gestionar estas cosas, así que no,no me expongo más. . Cuando empecé el blog lo hice pensando en compartir cosas bonitas, juguetes chulos y actividades y para eso va a quedar. Reflexiones de crianza, no habrá, consejos sobre Montessori, tenéis un curso entero gratis para vosotros (no para mí), tips de Disciplina positiva, para mis lectores de confianza, los de la tribu virtual y los de mi Newsletter. La información se compartirá menos y lo siento en el alma, pero tengo que protegerme. Y es especialmente triste porque muchas newsletter se van al spam porque no añadís la dirección como contacto, pero bueno encontraremos el modo, estoy segura 🙂

No soy una ingenua, sé que va a seguir habiendo chicha, pero ahora mismo sé que siento que esto es lo que voy a hacer, el blog se quedará para cosas bonitas, nada en lo que me moje mucho. Y no se trata de ser débil. Más bien de lo contrario. Si yo invierto tiempo en esta gente tóxica, no tengo energía para la gente que de verdad valora mi trabajo, la gente que se forma en mis cursos, presenciales y online, personas que de verdad agradecen el tiempo que les dedico. Es mágico cuando nos miramos a los ojos y sabemos que estamos en el mismo barco, sin juicios, corazón con corazón, esos abrazos me devuelven las ganas de seguir, para ellos va a ser mi energía. Las redes sociales nos están destruyendo, y es una herramienta genial porque gracias a ellas yo he conocido gente maravillosa y gente estupenda me ha conocido a mí, a Montessori y a la disciplina positiva, pero he tenido que poner un límite. Seguiré compartiendo  información, pero en un espacio menos hostil, en el que me sienta alentada y no desesperada, inútil, deficiente, y perdida. Estamos viendo la forma de cómo aprender y progresar en petit comité, os iré contando cuando esté listo. No es cobardía, ni darse por vencida, ni que “ganen los malos” como me habéis dicho estos días, es que para poder darle lo mejor a quien lo valora, tengo que practicar el autocuidado, sé que lo vais a entender. Y bueno no tenía porque dar explicaciones, pero me ha parecido lo correcto, así que aquí las tenéis.

Y también os cuento cosas bonitas, terminé mis prácticas de Guía Montessori de Comunidad Infantil, dos meses pasé con el equipo de Montessori Village que me hicieron sentir como en casa, también me estrené con ellas en un taller privado de Disciplina Positiva para el aula, me sigo sintiendo más cómoda facilitando a familias, pero poder dar un taller privado, después de observar lo que necesitaban, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de este nueva vida. Sigo compaginando la crianza de las niñas con mis nuevos proyectos y los talleres presenciales y cursos online de Montessori y Disciplina Positiva , me estoy formando en más ámbitos, también he tenido que dejar ir muchos trenes, muchos. El año que viene seguramente empiece a prepararme para dar clase en secundaria, despacito, sin prisa, porque las niñas son lo primero y yo sigo teniendo mi plaza de funcionaria esperándome. Y sí, tengo muchas ganas de volver a mi otro trabajo, en el que puedo tomarme un café, en el que todo el mundo considera que tengo derecho a cobrar un sueldo digno por el tiempo que dedico a ayudar a los demás y en el que tengo una nómina a fin de mes y cero preocupaciones cuando cierro la puerta.

Seguramente penséis que estoy quemada, y no. Solo soy vulnerable, como todos, y estoy siendo sincera, no como todos XD

Las niñas están creciendo muy deprisa, demasiado, nos sorprenden con su generosidad y su alegría, con su empatía y su bondad, y sus risas son lo más bonito que hay en esta casa. La primavera nos ha traído una crisis vital y espero que nos traiga renovación, aunque ya nos hemos resignado a no poder cumplir nuestros sueños, de momento (nuestros sueños son una casa en el campo y un colegio que nos guste para ellas al 80%, nada de lujos en el Caribe XD), pero convencidos de que vendrán cosas mejores, oportunidades mejores y con la certeza de que disfrutaremos con ellas pase lo que pase.

Abril ha cumplido seis años y he visto un cambio en su forma de razonar flipante, es dulce y firme y si me gustaran las etiquetas diría que es una “niña DP” XD, Emma ha dejado atrás la adoTREScencia y es la niña más dulce del lugar, su sonrisa me vuelve loca, y Vega, Vega es un bichito trepador, devoradora de fresas y lanzadora de alimentos y que no duda en trepar por encima de su padre meterme el dedo en el ojo “mamaaaa tetaaa” y echarnos la bronca contundentemente cuando considera que la hacemos de menos por ser pequeña. Duerme como el culo, como sus hermanas, pero la quiero con locura, como a sus hermanas.

Somos absolutamente felices en un 80% y estamos aprendiendo cada día, MA y yo, a relativizar ese 20%,  hasta hemos conseguido ponernos de acuerdo en algo que llevábamos discutiendo un año, sé que estamos en el camino de progresar y siento que en parte es gracias a la Disciplina Positiva.

Y hasta aquí nuestro café, si estuviéramos tomando un café tendría que marcharme con mis amores, no sin antes daros las gracias enormes, por estar al otro lado de la pantallita y por el cariño que me dais cuando nos encontramos, que no os de vergüenza ( a mí me la daría, el otro día tuve un momento fan con una bloguera vegana y no fui capaz de pedirle una foto jiji) pero que no os de,  me encanta daros un achuchón, hacernos una foto, que me paréis, me contéis y que podamos desvirtualizarnos, porque cada vez que os conozco en persona a alguno de vosotros, mi confianza en el mundo crece y recobro un poco de fe en las redes sociales.

Gracias por pararme en el Decathlon, en el teatro, en la calle, en el parque, en el médico o en esa cafetería tan chula.

Gracias por cada encuentro, cada sonrisa y cada achuchón.

Gracias por ser mi ancla en este mundo 2.0 loco loco.

Gracias por tomaros este café conmigo.

Gracias por ser parte de mi tribu <3

De mi vida…

Gracias

 

 Este blog se nutre de tus comentarios de aliento, ¡déjanos uno! O comparte en tus redes o, mejor aún, las dos cosas 🙂 Si tienes dudas seguramente estén ya resueltas en las preguntas frecuentes del blog  y no te olvides que:

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

el-metodo-montessori

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies