Hoy traigo a nuestro colaborador más joven y guapo, también conocido como Tio Javi, a contarnos la historia del Parque del Capricho, un jardín histórico precioso que no os podéis perder si visitáis Madrid. Os animo a dejarle un comentario con vuestras impresiones y/o nuevos sitios que reseñar. El parque del Capricho es uno de los más bonitos de Madrid, unos jardines preciosos, templetes, lagos, cesped por doquiér. Muy muy lindo. Lo único malo, que sólo puede disfrutarse los findes, y por eso, suele estar llenito de gente.

Visitamos el parque en primavera, pero os aconsejo fervientemente que lo visitéis ahora en otoño. Coged vuestras mochilitas de campo… ¡y a explorar! Con cuidado  siempre de tratar bien a los bichitos y no coger ninguna flor, que está prohibido 🙂 Aunque a veces es complicado hacérselo entender a Emmita 🙂

MNC-2_mini

El parque no tarda mucho en recorrerse, podéis merendar antes de entrar, porque al ser un jardín histórico no se permite consumir comida en el interior, y así lo disfrutaréis con las tres S alíadas de todos los padres de aDOSlescentes: Sin hambre, sin sueño, sin sed.

Capricho-2-7_mini

Os dejo con Javi,   y con las Tigris que son unas chupacamaras, bueno y también porque hacer una sección Madrid con niños sin niños quedara raruno XD. Feliz jueves!

Capricho-2-10_mini

En sus apenas 14 hectáreas de extensión, El Capricho cuenta con una increíble variedad de flora y fauna, generando un espacio de paz, armonía y tranquilidad. Allí encontraremos un gran abanico de enormes árboles centenarios, hogar de un sinfín de diversas especies de pequeñas aves. Además, en la gran ría que recorre el parque y en los pequeños estanques que lo salpican, podremos observar también un gran número de patos y cisnes, así como alguna que otra ardilla correteando por el suelo, lo cual sin duda despertará la curiosidad de los pequeños.

Capricho-4_mini

La finca donde se encuentra este hermoso jardín público fue comprada a finales del siglo XVIII por la duquesa de Osuna, poderosa dama ilustrada, amante de la cultura y mecenas, entre otros, de Francisco de Goya. Su particular “capricho” debía ser un lugar de recreo con fuentes, estanques y jardines, pero también con algunas construcciones de temáticas variadas: desde un fortín a pequeña escala y un casino de baile, hasta una ermita bizantina y un laberinto vegetal. Contaba incluso con un embarcadero, pues la citada ría, a pesar de ser artificial, era navegable y se realizaban paseos a bordo de pequeñas barcas y falúas. De hecho existe una isla donde podemos ver, asentado sobre una pequeña cascada, el Monumento al III Duque de Osuna (un glorioso militar español del siglo XVII). Cabe destacar también que se puede cruzar la ría a través del primer puente de hierro construido en España (obviamente, de modestas dimensiones), pues data de 1830.

Capricho-2-8_mini

Capricho-4-2_mini

Capricho-3-2_mini

Sin embargo, y por desgracia, a lo largo de la Historia el jardín alternó algunos momentos de esplendor con largas décadas de abandono. Tras el breve paréntesis de la ocupación francesa durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), el recinto siguió perteneciendo a la duquesa, hasta su fallecimiento en 1834. Lo heredó su nieto, Pedro Alcántara, que realizó nuevas construcciones (como la Plaza de los Emperadores). A su muerte, el jardín fue cedido a su hermano, quien lo descuidó y permitió que cayera en un profundo deterioro. Andando el tiempo, y ya en el siglo XX, los Osuna perdieron su fortuna y la finca fue subastada entre sus acreedores. Como consecuencia, El Capricho fue pasando de mano en mano y terminó cayendo en el abandono más absoluto hasta que, afortunadamente, fue comprado por el Ayuntamiento de Madrid en 1974. Sin embargo, no sería declarado Bien de Interés Cultural hasta 1985 y a partir de entonces, el parque fue paulatinamente reformado para convertirse en el agradable lugar que podemos disfrutar ahora.

 

Capricho-2-6_mini

Capricho-2-5_mini

Capricho-2-4_mini

 

En resumen, y aunque la popularidad de este parque no ha parado de crecer desde 2006, con la ampliación de la línea 5 de Metro hasta Alameda de Osuna, lo cierto es que El Capricho sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de los madrileños. A pesar de ello, quienes han tenido la oportunidad de visitarlo no dudan en reconocer que es sin duda uno de los rincones más bellos de la capital.

Capricho-3_mini

Capricho-8_mini

Capricho-2-12_mini

Información de interés: podemos acceder al parque a través de la Línea 5 de Metro (parada del El Capricho), a través de las líneas 101, 105 y 151 de la EMT, o en nuestro vehículo privado, pues existe un amplio parking en la Avenida de Logroño, al lado del parque. El parque, por desgracia, sólo abre fines de semana y festivos, siendo estos los horarios:

Capricho-2-9_mini

INVIERNO (Del 1 de octubre al 31 de marzo): sábados, domingos y festivos de 9:00 a 18:30 horas.

VERANO (Del 1 de abril al 30 de septiembre): sábados, domingos y festivos: de 9:00 a 21:00 horas.

 

 

Capricho-10_mini

 

¿Os animáis a visitarlo en otoño? Os esperamos en los comentarios : )

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

En www.montessorizate.es podrás encontrar varios cursos para profundizar en Montessori y la Disciplina Positiva.

el-metodo-montessori

Nuestro curso cero es totalmente gratuito, libre, para siempre y para todos. Puedes acceder pinchando aquí

(Si quieres salir de esta ventana, pincha la x en la parte superior a la derecha)

SI TE HA GUSTADO, ¡COMPARTE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la experiencia de navegación. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies